viernes, 30 de septiembre de 2011

* * * * * LA DAMA DEL AVATAR * * * * *

La  escasa  luz  de  la  habitación,  que  se  concentraba  encima  del  escritorio  con  una  lámpara  de  sobremesa  poco  funcional,  permitía  distinguir  en  la  penumbra  a  una  mujer  de  mirada  severa  y  rostro  constreñido. Su  cabellera  castaña,  algo  descuidada  y  cuajada  de  rizos,  le  cubría  la  nuca  y  le  caía  levemente  por  la  espalda. 

  
                 El  pasado  invierno,  cuando  su  mente la  machacaba  recordándole  que  no  era  nadie,  la  informática  le  abrió  el  camino  de  la  esperanza.  En  un  día  lluvioso,  sentada  frente  al  ordenador,  descubrió  en  la  red  el Foro  Monarquías  de  Ayer  y  Hoy,  que  desde  entonces  llenaba  sus  horas  de  soledad.  Allí  proyectaba  sus  propios  desengaños  personales,  su  desazón  y  hasta  sus  enfermedades.  Se  ocultaba  detrás  de  un  avatar  del  hermoso  retrato  de    del  Pilar,  Teresa,  Cayetana  de  Silva  y  Álvarez  de  Toledo,  duquesa  de  Alba,  pintada  por  Goya[1]  en  todo  el  esplendor  de  su  belleza,  y  respondía  al  nombre  de  Cayetana,  administradora  del  foro. 

                    La  duquesa,  para  sus  posteos, manejaba  una  información  limitada. Cuando  se  trataba  de  una  monarquía  actual  la  búsqueda  provenía  de  Hola  o  de  artículos  de  dudosa  confianza  colgados  en  Internet,  y  si  pertenecía  al  pasado  la  revista  Clío  era  la  fuente  de  sus  reseñas.  Aquella  noche    entró  en  el  chat  y  entabló  conversación  con  un  individuo  errático,  que  guardaba  su  anonimato gracias  a  un  cuadro  de  Carlos  V  pintado  por  Rubens[2].  Se  hacia  llamar  Príncipe  de  Viana,  y  aparecía  de  repente  para  desaparecer  en  el  momento  más  inesperado. 
                 Cayetana  pensaba,  que  como  tantas  otras  veces,  iban  a  discutir  de  temas  relacionados  con  la  Casa  Imperial  de  Méjico,  y  en  particular  de  las  aventuras  y  desventuras  del  malogrado  Maximiliano  I,  hermano  del  emperador  austro-húngaro,  que  albergó  la  esperanza  de  fundar  un  imperio  en  el  país  azteca  y  Juárez[3]  ordenó  fusilarlo  en  Querétaro,  y  no  se  equivocaba.  No  es  que  fuera  muy  ducha  en  estas  cuestiones,  en  realidad  no  lo  era  en  nada,  pero  si  algo  no  sabía  ya  se  lo  inventaría,  porque  a  fin  de  cuentas  había  decidido  que  Viana  le  irritaba  y  no  estaba  dispuesta  a  ser  condescendiente  con  él.  Demasiado  lo había  sido  con  Julián,  su  ex  marido,  y  mira  por  dónde  el  muy  sinvergüenza  le  abandonó  y  se  largó  con  la  lagarta  de  Tatiana,  veinte  años  más  joven,  con  unos  atributos  que  ella  nunca  había  alcanzado  a  soñar  y  un  esqueleto  muy  bien  puesto.  O  con  su  hijo,  Arturito,  al  que  había  cuidado  como  madre  amorosa  cuando  de  pequeño  cogió  la  escarlatina.  Y  en  contra  de  la  voluntad  de  su  ex  lo  había  vestido  de  marinerito  de  luces  el  día  de  la  Primera  Comunión.  A  pesar  de  tantos  desvelos,  al  cumplir  los  dieciocho   huyó  de  casa  diciéndole,  a  modo  de  despedida:
                –Mamá,  no  hay  quien  te  aguante.
                Así  las  cosas,   la  discusión  entre   la  duquesa  y  el  príncipe  de  Viana,  tenía  unas  perspectivas  muy  negras.  Y  mientras  él  se  obstinaba  en  demostrar    que  el  padre  del  soberano  mejicano  era  el  duque  de  Reischtadt[4], Tal  argumentación  topaba  frontalmente  con  la  forma  de  pensar  de  Cayetana,  que  no  soportaba  líos  de  faldas  ni   amantes,  tanto  en  la  vida  real  como  en  la  virtual:               
              –Nadie  debe  dudar –escribía  el  príncipe–,  que  la  archiduquesa  Sofía[5]  manifestó  un  brusco  cambio  de  carácter  a  raíz  de  la  muerte  del  Rey  de  Roma[6] ,  cosa  extraña  si  solo  se  hubiese  tratado  de  una  amistad  platónica.              
              Como  ya  es  habitual –pensó  Cayetana–,  omite  el  rigor  histórico  con  tal  de  asegurar,  que  los  devaneos  de  Sofía  con  el  hijo  de  Mª Luisa  de  Habsburgo,  segunda  esposa  de  Napoleón  I,  están  más  que  probados,  y  el  infortunado  monarca  descendía  del  mismísimo  emperador  de  Francia.
               El  príncipe  la  sacaba  de  quicio,  y  ansiosa  por  estropear  sus  débiles  argumentos,  le  soltó:
                –No  creo  que  la  corte  de  Viena  hubiese  tolerado  tal  romance   y  aunque  no  me  cabe  duda  de  que  el  parque  del  Schömbrunn[7]  en  primavera  debe  ser  de  lo  más  romántico,   me  cuesta  imaginar  que  una  mujer  tan  estricta  como  Sofía  pudiera  entregarse  a  la  pasión  detrás  de  un  seto.
                –Mi  querida  Cayetana  –insistía  Viana–,  a  menudo  el  amor  es  culpable  de  conductas  inexplicables.
                Cierto,  y  nadie  mejor  que  ella  para  comprenderlo. Toda  la  vida  había  querido  con  locura  a  Julián,  su  marido,  y  sufrió  la  humillación  de  tener  que  aguantar  como  le  decía  que  ya  no  formaba  parte  de  sus  planes  de  futuro,  y  se  disponía  a  solicitar  el  divorcio  para  emprender  una  nueva  vida  con  el  pendón  verbenero  de  su  secretaría.  Claro  que,  de  sobras  sabía  que  los  argumentos  del  forista  discurrían  por  otros  derroteros.  Después  de  leer  detenidamente  sus   intervenciones  había  llegado  a  la  conclusión  de  que  el  príncipe,  que  escribía  desde  Méjico,  se  creía  descendiente  del  desafortunado  Maximiliano  I,  que  no  tuvo  hijos   con  su  esposa  la  emperatriz  Carlota,  pero  según  se  dice,  sus  amoríos  con  la  india  Bonita,  hija  de  un  jardinero  de  Cuernavaca,  le  convirtieron  en  padre  de  un  varón,  que  no  era  otro  que  el  antecesor  de  Viana.  Y  si  lograba  convencer  a  los  participantes  de  Monarquías  de  que  el  soberano  mejicano  era  hijo  del  duque  de  Reichstadt,  él  resultaría  ser,  dentro  del  reino  virtual  de  aquel  foro,  el  heredero  de  la  más  noble  estirpe  de  la  Europa  decimonónica,  y  en  su  persona  coincidiría la  sangre  ancestral  de los  Habsburgo,  mezclada  con  el  linaje  de  los  Napoleón.
                Maximiliano  debió  de  dejar  su  semilla  esparcida  por  todo  el  país  azteca –se  dijo  la  duquesa  de  Alba–  porque  cada  vez  aparecen  nuevos  descendientes  que  nos  visitan  de  lejanas  tierras  de  ultramar  a  fin  de  contarnos  su  parentesco  imperial. ¡Ay  Señor! Se  tiene  que  ser  necio  para  creer  semejantes  bobadas
               Por  consiguiente,  Tana,  como  familiarmente  la  llamaban  sus  compañeros  foristas,  tenía  que  rebatir  con  urgencia  las  afirmaciones  de  Viana:
               –Su  planteamiento,  amigo  mío,  carece  de  precisión  histórica.  Nadie  puede  asegurar  que  el  emperador  tuviera  una  amante.
               –Señora,  hay  evidencias  que  lo  confirman.
               –¿Cuáles? –quiso  saber  la  duquesa  de  Alba–  cuando  los cronistas  de  la  época,  que  creen  que  el  emperador  se  enamoró  de  una  indígena,  no  se  ponen  de  acuerdo  en  si  era  la  esposa  o  la  hija  del  jardinero,  y  el  resto  de  historiadores  prefieren  ignorar  el  episodio.
              –¿Ah  sí? ¿Y  que  me  dice  usted  de  Fernando  del  Paso[8]  y  su  libro  “Noticias  del  Imperio”? –preguntó  Viana  tratando  de  acorralar  a  Cayetana.
               Entonces  en  la  pantalla  del  ordenador  de  Tana  cesó  la  actividad  y  únicamente  permanecían  escritas  las  últimas  palabras  del  príncipe, que  creía  que  la  duquesa  no  tendría  ni  idea  de  quién  era  aquel  autor.  Pero  la  musa  de  Goya  recordó  que  en  el  último  número  de  la  revista  Clío  publicaron  un  reportaje  sobre  el  escritor,  y  aporreó  el  teclado  para  que  pudiera  leer:
               –Fernando del  Paso  es  un  novelista,  y  tiene  licencia  para  dar  rienda  suelta  a  su  imaginación,  y  Noticias  del  Imperio  no  es  más  que  una  novela.
               –Que  muchas  veces  en  Méjico –le  aclaró  Viana–,  la  emplean  como  libro  de  texto  en  clases  de  Historia..
               –No  voy  a  meterme  en  como  se  aplica  la  docencia  en  su  país  –le  interrumpió  Cayetana  de  mal  talante–,  pero  por  fin  se  ha  desenmascarado  usted,  príncipe,   y  sus  exposiciones  no  son  otra  cosa  que  delirios  de  grandeza.      
               –¡Duquesa! –Viana  estaba  indignado–  como en  ningún  momento  le  he  faltado    al  respeto,  su  comentario  me  parece  impropio  de  una  persona  educada  como  usted,  por  ello  le  exijo  explicaciones.
               –¿Solo  por  qué  digo  las  cosas  por  su  nombre  se  enfada,  príncipe?
               –Bien,  señora,  me  considero  un  caballero  incapaz  de  ofender  a  una  dama  y  me  niego  a  seguir  discutiendo.  Hasta  pronto.
               El  chat  recobró  el  silencio  y  la  palabra  “Desconectado”  asomó  debajo   del  avatar  del  príncipe.  Tana  pegó  un  bufido  y  también  dejó  de  chatear.
               La  duquesa,  que  al  margen  de  la  ilusión  virtual  del  foro  no  era  otra  que  Esperanza  Hernández,  dependienta  de  mercería,  se  levantó,  fue  hasta  la  cocina  y  se  preparó  un  vaso  de  leche.       
               Regresó  bebiéndoselo  a  pequeños  sorbos,  y  entró  de  nuevo  en  Monarquías.  Pero  cuando  dieron  las  doce,  un  pesado  amodorramiento  se  apoderó  de  su  mente,  ya  no  podía  leer,  ni  escribir,  ni  mucho  menos  pensar  con  claridad.  Y  aunque  continuó  sentada  frente  al  ordenador,  su  cuerpo  cedió  a  aquella  extraña  somnolencia   y  se  proyectó  ligeramente  hacia  delante,  mientras  que  su  cabeza  obedecía  a  la  ley  de  la  gravedad  y  se  desplomaba  encima  del  teclado. 

                                                                 -:-

Espe  despertaba  de  su  sueño  a  las  siete  de  la  mañana  del  día  siguiente:
                 –¡Dios  mío! –gritó  atribulada–.  ¡Ni  siquiera   me  he  acostado!
                 Y  como  todas  las  mañanas  despotricó  de  su  ex  marido,  al  que  después  del  divorcio  consideraba  culpable  de  todas  sus  desgracias:
                 –Si  la  vida  no  hubiera  sido  tan  injusta  conmigo,  no  tendría  que  verme  así,  y  para  colmo,  no  puedo  dejar  de  quererle.
                 Se  fue  al  baño,  se  metió  en  la  ducha  y  continuó  lamentándose:
                 –Aunque    y  yo  volveremos  a  vernos  las  caras,  guapito.  El  tiempo  pasa  y  llegará  el  día  en  que  la  herencia  de  tus  padres  se  acabará. ¡Si!  ¡Si!  Como  todo  lo  bueno  de  este  mundo.  Claro  que,  solo  tu  adorada  Tatiana  será  la  culpable  de  tu  banca  rota, porque  desde  que  te  fuiste  tras  ella  ha  malgastado  a  manos  llenas  lo  que  yo  ahorraba  para  comprar  un  chalecito  en  la  sierra.  Y  de  repente  te  habrás  convertido  en  viejo  y  pobre.  ¿Y  a  qué  no  sabes  que  hará  la  niña  de  tus  ojos?  ¡Largarse!  Porque  como  es  lógico  y  natural,  y  te  lo  repito  alto  y  claro: ¡Lógico y natural!  Preferirá  la  compañía  de  alguien  de  su  edad.  ¿Acaso  te  creías,  miserable,  que  se  había  casado  contigo  por  tus  encantos?  Seguro  que  sí,  en  especial  por  tu  cojera.
                   Se  enjabonó  su  cuerpo  descuidado  mientras  proseguía  con  su  perorata:
                   –Bueno,  de  casado  nada,  tu  mujer  ante  Dios,  juez  supremo  de  la  conducta  humana,  sigo  siendo  yo.  Más  bien  amancebado  y  desde  luego  enchochado…pero  llegará  el  día  en  que  te  arrastrarás  como  un  gusano  hasta  mi  puerta  para  suplicarme  que  te  deje  entrar,  porque  no  tendrás  donde  caerte  muerto.  Y  entonces… ¡Ay  entonces!  Será  mi  momento  de  gloria...¡No  sabes  cuanto  he  pensado  en  ello!
                    Esperanza  miró  el  reloj,  un  Santos  de  Cartier  que  Julián  le  regaló  el  día  que  nació  su  hijo:
                    –¡Buf!  ¡Ya  son  las  siete  y  media!  Otra  vez  volveré  a  llegar  tarde.
                    Se  enjuagó,  se  secó  con  el  albornoz,  se  lavó  la  boca,  y  después  de  una  toilette  precipitada  salió  hacia  el  vestidor:
                    –Desde  de  que  te  fuiste  de  casa,  no  soy  más  que  una  esclava  del  tiempo.  Por  tu  culpa,  mal  nacido,  tengo  que   partirme  la  espalda  trabajando.  Si  tuviera  que  vivir  de  tu  generosidad  ¡apañada  estaría!  Tu  paga  no  me  llega  ni  para  papel  higiénico.  Pero  la  venganza  está  cerca...¡Y  tan  cerca!
                    Vestida  de  cualquier  manera,  se  caló  un  sombrero  hasta  las  cejas  y  salió  a  la  calle.

                                                                -:- 
 
Espe  regresó  a  casa tardísimo  después  de  un  día  infernal  en  el  que  había  tenido  que  aguantar  las  extravagancias  de  su  jefe,  que  últimamente  estaba  muy  impertinente  debido  a  la  crisis  económica  que  sacudía  al  país  y  obligaba  a  todo  el  mundo  a  estrecharse  el  cinturón.  Naturalmente,  Don  Cosme  no  era  una  excepción.  Las  Navidades  estaban  a  la  vuelta  de  la  esquina  y  la  venta  no  se  animaba.  La  clientela  no  compraba,  como  todos  los  años,  lazos  y  cintas  para  engalanar  el  árbol,  es  más  la  mayoría  ni  siquiera  se  permitía  comprar  un  árbol,  y  los  oscuros  pronósticos  que  venían  del  extranjero  no  hacían  presagiar  buenos  augurios  para  la  economía  nacional.  Don  Cosme  actuaba  con  prudencia, la  semana  pasada  le  había  dicho:
                   –Pida  usted  siete  docenas  de  los  botones  de  siempre.
                   Pero  Esperanza  no  lo  entendió  bien  y  en  lugar  de  siete  docenas  encargó  siete  cajas.  Y  cuando  esta  mañana  llegó  el  pedido,  Don  Cosme  se  puso  hecho  una  furia  gritando  que  le  desequilibraba  el presupuesto:
                    –¡¿Acaso  ha  perdido  usted  el  juicio?! ¡¿Cómo  se  le  ocurre  pedir  semejante  cantidad?!  ¡¿Qué  le  ha  hecho  pensar  que  podía  hacer  un  encargo  tan  grande,  si  ni  en  los  mejores  tiempos  lo  hacía?!
                    Y  moviendo  explícitamente  la  mano  añadió:
                    –¡Vaya!  ¡Vaya!  ¡Arréglelo!
                    –Y  ¿Qué  quiere  que  haga,  Don  Cosme? –preguntó  desconcertada.
                    –¡Pues  devolverlos!
                    Espe  llamó  al  proveedor  y  le  contó  lo  ocurrido,  pero  el  hombre  no  fue  nada  amable  y  le  dijo  con  desdén  que   pasarían  a  recoger  el  excedente  aunque  los  portes  irían  a  cargo  de  “La  Mallorquina.  Hilos  y  Botones  Selectos”.  Cuando  la  duquesa  se  presentó  en  el  cuartucho  dónde  Don  Cosme  llevaba  los  asuntos  de  su  negocio,  se  sorprendió  de  que,  contrariamente  a  lo  que  cabía  esperar,  no  gritara  como  una  fiera,  y  sin  inmutarse  le  dijera  con  toda  tranquilidad:
                     –Cuando  se  marche  va  usted  a  devolverlo  y…
                     –¡Pero  Don  Cosme! –le  interrumpió–,  si  no  me  voy  hasta  las  tres…
                     –No  se  preocupe  usted,  los  de  “Abalorios  y  Pasamanerías  Ferrer  e  hijos”  trabajan  hasta  las  seis.
                     –Si  no  lo  digo  por  eso –respondió  Esperanza  levantando  ligeramente  la  voz..
                     –¿Entonces?
                     –Están  en  el  extrarradio,  Don  Cosme,  emplearé  dos  horas  entre  ir  y  volver  y  llegaré  a  casa  tardísimo.
                     –Se  ha  equivocado  usted  ¿verdad? –le  replicó.
                     La  duquesa  virtual  asintió  discretamente:
                     –Pues  haga  lo  que  le  digo  y  no  me  cuente  patrañas.
                     A  la  hora  de  plegar  un  temporal  de lluvia  y  viento  azotaba  la  ciudad,  pero  las  inclemencias  meteorológicas  no  ablandaron  el  corazón  de  Don  Cosme,  y  a  Espe  no  le  quedó  otro  remedio  que salir  de  La  Mallorquina  con  las  seis  cajas  de  botones  sobrantes  e  ir  en  busca  del  autobús  que  la  llevaría  hasta  “Abalorios  y  Pasamanerías  Ferrer  e  hijos”
                      Por  si  no  había  tenido  suficientes  contrariedades,  de  regreso  a  su  casa  decidió  coger  el  metro  para  ganar  tiempo,  pero  apenas  recorrido  un  kilómetro,  el  convoy  se  paró  dentro  del  túnel  durante  más  de  una  hora  sin  que  les  dieran  ningún  tipo  de  explicación  por  la  anomalía. Cuando  el  pasaje  ya  empezaba  a  alborotarse  les  remolcaron  hasta  la  estación  más  próxima.  Como  Esperanza  no  tenía  ni  idea  de  donde  se  encontraba  salió  disparada  al  exterior,  las  luces  navideñas  que  engalanaban  las  calles  se  reflejaban  en  las  gotas  de  lluvia  que  atenazaba  la  noche  y  producían  un  efecto  de  nebulosa  fosforescente  que  empezaba  a  marearle.  Se  decidió  a  coger  un  taxi,  que  tuvo  que  recorrer una  distancia  considerable  y  superar  varios  embotellamientos  para  dejarla  en  su  casa  cuando  eran  casi  las  nueve  tras  previo  pago  de  25  euros. 
                  Pero,  a  fin  de  cuentas,  la  culpa  de  todas  sus  desdichas  la  tenía  Julián.  Si  el  muy  crápula  no  se  hubiera  largado  con  aquella  mocosa  desvergonzada  a  cambio  de  ofrecerle  una  ridícula  pensión  compensatoria,  ahora  no  tendría  que  matarse  a trabajar  en  La  Mallorquina”,  vendiendo  hilos  y  botones  para  poder  llevar  una  vida  decente.  Ni  tampoco  viviría  en  aquel  apartamento  diminuto,  donde  el  frío  y  la  humedad  se  colaban  por  todas  partes,  si  no  que  seguiría  en  el  piso  soleado  del  centro  y  tendría  un  chalecito  en  la  sierra  para  pasar  los  fines  de  semana.  Pero  nada  de  esto  era  ya  posible,  su  marido  había  preferido  cambiarla,  como  si  se  tratara  de  una  prenda  de  vestir  de  unos  grandes  almacenes,  donde  si  no  quedas  satisfecho  te  devuelven  el  dinero,  pero  con  la  ventaja  de  que  él  había  llegado  con  un  artículo  más  bien  otoñal  y  se  había  marchado  con  otro  de  primavera.  Entonces  se  dijo  a  si  misma:
                   –Todos  los  hombres  son  iguales,  se  aprovechan  de  una  hasta  sorberle  la  última  gota  de  sangre  y  luego  la  abandonan  en  la  primera  esquina  para  correr  detrás  de  un  pimpollo.  Se  ve  que  no  he  tenido  bastante  con  Julián,  que  ahora  me  toca  aguantar  a  Don  Cosme.  ¡Y  todo  por  un  sueldo  miserable!
                    Después  de  todos  los  despropósitos  que  acababan  de  sucederle,  solo  le  quedaba  Monarquías  para  relajarse. Apretó  los  labios y  evitó  soltar  la  palabrota  que  tenía  en  la  punta  de  la  lengua,  se  sentó  frente  a  su  escritorio  y  puso  en  marcha  el  ordenador.
                    Entró  en  el  chat  de  Monarquías  y  apareció  un  forista  nuevo  que  se  ocultaba  tras  la  reproducción  de  un  óleo  del  pintor  Agustín  Esteve  que  representaba  a  Godoy[9],  príncipe  de  la  Paz,  con  uniforme  de  guardia  de  Corps  y  que,  como  no,  respondía  al  nombre  de  Manuel  y  le  preguntaba:
                    –¿Tú  eres  de  las  que  creen  que  Maximiliano  de  Méjico  no  era  hijo  del  duque  de  Reischtadt?
       
                                    Manuel  de  Godoy,  pintado  por  Agustín  Esteve

                   Vaya  –pensó  Tana–,  otro  que  viene  de  ultramar  y  sueña   con  ser  hijo  del  difunto  Emperador.  Después  de  ciento  cuarenta  y  tres  años,  hay  que  ver  los  adeptos  que  tiene
                   La  verdad  es  que,  como  nadie  hasta  ahora,  Cayetana  no  tenía  ni  idea  de  si  dos  siglos  antes  el  hijo  de  Napoleón  había  seducido  a  la  archiduquesa  Sofía,  aunque,  de  ser  cierto,  sus  principios  tampoco  le  hubieran  permitido  afirmar  tal  cosa.  Desde  cuando  una  mujer,   buena  esposa  y  perfecta  madre,  a  la  que  su  marido   abandona  por  culpa  de  una  relación  ilícita,  se  dedica  a  fomentar  la  inmoralidad.  Si  había  decidido  aceptar  ser  administradora  del  foro,  era  para  menospreciar  a  quienes  se  salieran  del  redil.  Lástima  que  no  pudiera  eliminar  de  un  plumazo de  la  historia  de  Francia  a  Madame  de  Pompadour,[10] porque  lo  habría  hecho  gustosa.  Y  cómo  se  creía  que  lo  sabía  todo  y  sin  fundamento  era  capaz  de  jurar  y  perjurar  que  la  archiduquesa  Sofía  fue  una  santa,  o  que  el  Zar  de  Todas  las  Rusias  nunca  tuvo  amantes,  Monarquías  estaba  cada  vez  menos  concurrido.  Así  que  hizo  caso  omiso  de  la  pregunta  de  Godoy  y  cambió  de tema:
                  –¿Es  la  primera  vez  que  foreas  aquí,  verdad?
                  –Sí,  aunque  he  entrado  muchas  veces  y  he  leído  algunas  de  vuestras  aportaciones  en  la  Casa  Imperial  de  Méjico.
                  –Es  un  sitio  entretenido,  a  menudo  participan  ignorantes  que  se  creen  descendientes  del  Emperador.
                  –En  todos  los  foros  de  Internet  surge  un  extraño  fenómeno  social  que  hace  que  cada  uno  de  los  participantes  represente  un  rol  determinado  acorde  con  sus  posteos  o  su  avatar.
                  Godoy  suspiró,  no  tenía  ni  idea  de  que  lo  que  acababa  de  decir  fuera  cierto,  pero  escrito  quedaba  muy  bien.
                  –Probablemente  tenga  usted  razón  –afirmó  la  duquesa,  sin  estar  muy  segura  de  haberle  entendido.
                  Entonces,  Don  Manuel,  decidió  llevar  las  cosas  por  otros  derroteros:
                  –Y  así  tú,  además  de  ser  Cayetana  de  Alba,  que  como  decía  el  marqués  de  Langle[11], contemporáneo  de  tus  andaduras  castizas: No  tienes  un  solo  cabello  que  no  inspire  deseo.  No  hay  nada  más  hermoso  en  el  mundo  que  tú.  Ni  hecha  por  encargo  habrías  resultado  mejor.  Cuando  pasas  por  la  calle  la  gente  se  asoma  a  las  ventanas,  y  hasta  los  niños  dejan  de  jugar  para  mirarte. ¿Eres  la  administradora  del  foro?
                 Tana  se  ruborizó  virtualmente  al  leerle,  se  sentía  halagada  con  el  cumplido,  hacía  muchos  años  que  nadie  le  dedicaba  la  más  mínima  atención.
                  Y  justo  cuando  terminó  de  afirmarlo  en  la  pantalla  del  ordenador, el  príncipe  de  la  Paz  ya  se  había  desconectado  del  chat.
                  Se  ha  marchado  sin  despedirse –pensó  la  duquesa  entristecida. 

                                                                      ­-:-

Y  así  fue  transcurriendo  el  tiempo,  pasaron  las  Navidades,  llegaron  los  fríos  de  enero  y  Espe  de  día  seguía   siendo  una  dependienta  de  mercería  y  de  noche    del  Pilar,  Teresa,  Cayetana  de  Silva  y  Álvarez  de  Toledo,  duquesa  de  Alba.
                 Y  como  manda  la  Historia,  la  musa  de  Goya  cada  vez  foreaba  con  más  asiduidad  con  don  Manuel  de  Godoy.  Se  hicieron  grandes  amigos,  se  intercambiaron  e-mails,  descubrieron  que  vivían  en  la  misma  ciudad,  y  el  príncipe  de  la  Paz  le  confesó  que  no  era  otro  que  Leopoldo  Díaz  del  Castillo,    antiguo  juez  de  instrucción,  alejado  de  la  magistratura  durante  varios  años  por  haber  escogido  la  docencia  cuando  se  fue  a  vivir  a  Estados  Unidos,  donde  impartía  clases  de  Derecho  Penal  en  la  Universidad  de  Columbia[12],  y  que  había  regresado  a  España  hacía  escasos  meses  para    hacerse  cargo  de  una  plaza   vacante  en  la  Audiencia  Nacional.  Estaba  muy  ocupado  y  tenía  poco  tiempo  para  entrar  en  el  foro.
                  Cayetana  se  ilusionó  ¿Cómo  era  posible  que  llegara  a  tener  un  amigo  de  tal  relumbrón  intelectual  cuando  ya  se  había  acostumbrado  a  que  ni  el  portero  le  diera  los  buenos  días?  Si  su  relación  iba  a  más,  porque  en  su  desquicio  pensaba  que  aquello  podía  ser  el  inicio  de  un  romance  apasionado,  se  lo  restregaría  a  Julián  en  las  narices.  Ya  hacía  tiempo  que  intuía  que  su  venganza  no  tardaría  en  llegar.  Por  aquel  entonces  se  acercaban  los  carnavales  y  Godoy  se  atrevió  a  invitarle  a  una  fiesta  de disfraces.   La  duquesa  no  sabía  si  debía  de  aceptar,  pero  mientras  se  lo  pensaba  recibió  una  llamada  telefónica:
                  –Hola  mamá.
                 Era  Arturito,  su  hijo,  y  Esperanza  se  puso  a  la  defensiva,  porque  últimamente  con  la  excusa  de  que  se  había  quedado  en  paro  por  culpa  de  la  crisis,  le  sableaba  siempre  que  podía:
                  –Como  solo  te  acuerdas  de  que  soy  tu  madre  por  cuestiones    pecuniarias,  vaya  por  delante  que  estoy  sin  blanca.  Así  que  ya  sabes,  a  pedir  a  tu  padre,  al  menos  no  se  lo  llevará  todo  la  fulana…
                  –Mamá,  mamá –le  interrumpió  el  muchacho–,  que  no  quiero  nada.
                  Al  oírlo  se  sintió  aliviada  y  el  joven  continuó:
                  –Verás  mamá,  como  los  tiempos  andan  muy  achuchados,  mi  independencia  cada  día  me  cuesta  más  cara.  Si  no  encuentro  pronto  trabajo  el  paro  se  me  terminará,  y  ya  sabes  que  cada  vez  es  más  difícil  dar  con  un  buen  curro,  por  eso  he  decidido  irme  a  vivir  con  papá.
                 Espe,  muda  de  asombro,  no  atinaba  a  articular  palabra,  hasta  que  la  rabia  que  guardaba  en  su  corazón  desde  el  día  que  su  ex  marido  se  marchó  de  casa,  le  dio  fuerza  suficiente  para  gritar:
                  –¡¿Con  tu  padre?!
                  –Sí,  con  papá.  ¿Hay  algún  problema?
                 –Por  supuesto  que  no.  Ahora  resultará  que  vais  a  ser  la  familia  perfecta,  tu  padre,  la  pelandusca  de  su  amante  y  el  hijo  pródigo  que  regresa  a  casa  antes  de  la  Cuaresma.
                  –¡Ay  mamá!  ¿Cómo  eres?  Tatiana  no  es  mala  chica.
                  –¡No,  si  encima  voy  a  ser  yo  la  culpable  de  que  me  robara  el  marido! ¡Lo  que  hay  que  oír!
                  –Tampoco  es  que  hicieras  gran  cosa  para  conservarlo  a  tu  lado.
                  –Escúchame  bien,   listillo,  no  vas  a  ser    quien  me  recuerde  lo  que  debía  de  haber  hecho  con  Julián.
                  –Verás  yo…
                  –¡No! –gritó  exasperada–,  ¡si  solo  falta  que  me  digas  que  tu  padre  es  un  santo!  Y  que  esa  zorra  con  la  que  vive  amancebado  se  dedica  a  la  promoción  de  la  virtud  y  a  la  prevención  del  vicio.
                 –Bueno  mamá  –concluyó  Arturito  al  ver  que  la  conversación  iba  a  convertirse  en  un  drama–,  tengo  que  dejarte,  me  esperan  para  cenar.  Un  beso  muy  fuerte.  Hasta  pronto.
                 Y  colgó  el  teléfono,  dejando  a  Espe  sin  posibilidad  de  réplica. 
                ¡Ay  Señor!  Como  si  no  fuera  una  cruz  suficiente  pesada  el  no  poder  olvidar  al  depravado  de  su  ex  marido,  o  el  aguantar  las  impertinencias  de  Don  Cosme,  para  que  ahora  tuviera  que  llamarla  su  hijo  y  rematarla  con  semejantes  desazones.  Pero  por  otro  lado   bramó  satisfecha  en  contra  de  Tatiana:
                –Al  fin  se  sabrá  del  pie  que  calzas,  maldita  hija  de  puta,  porque  tu  madre  puede  que  sea  una  santa  pero   tú…  Julián,  el  muy  memo,  cree  todas  tus  mentiras,  aunque  mi  hijo…¡Ay  mi  hijo!  Se  parece  a  su  madre  ¿sabes?  y  es  harina  de  otro  costal.  No  te  pienses  que  ha  heredado  la  sensiblería ñona  de  su  padre.  Mucho  antes  de  que  abras  la  boca  ya  habrá  adivinado  que  clase  de  embustes  estás  tramando.
                 Después  de  aquella  llamada  de  Arturito,  Espe  tomó  una  decisión.  Harta  estaba  de  que  la  ningunearan,  creyeran  que  era  un  cero  a  la  izquierda,  la  cosieran  a  disgustos  y  no  le  tuvieran  la  más  mínima  consideración.  Así  que  ya  no  dudaba  en  aceptar  la  invitación  de  Godoy.  Y  con  los  dinerillos  que  tenía  ahorrados,  se  permitiría  un  buen  tratamiento  de  belleza  y  el  disfraz  más  sugerente  de  la  ciudad. 
                La  vestimenta  para  la  ocasión  fue,  durante  aquellos  días,  el  único  motivo  de  preocupación  de  Espe,  hasta  que  el  primer  sábado  que  tuvo  libre  se  plantó  en  el  Museo  del  Prado  en  busca  de  la  obra  de  Goya.  Después  de  detenerse  en  los  Fusilamientos  del  3  de Mayo  y  la  Familia  de  Carlos  IV,  dio  con  lo  que  buscaba,  La  Maja  Desnuda  y  La  Maja  Vestida  y 


solucionó  todas  sus  dudas.  Según  había  oído  comentar,  la  modelo  de  aquel  cuadro  no  era  otra  que  la  Duquesa  de  Alba,  así  que  se  dijo:
                  Si  optara  por  la  desnuda,  sería  económico  aunque  indecoroso,  pero  con  la  misma  indumentaria  que  la  vestida  hasta  puedo  llegar  a  parecérmele,  claro  que  yo  no  tengo  los  mismos  arrestos  que  la  duquesa 
                Esperanza  parecía  olvidar  que  si  se  encontraba  a  años  luz  de  Cayetana,  no  era  precisamente  por  una  cuestión  de  bríos,  sino  también  de  anatomía.  Y  menos  mal  que  se  había  decidido  a  imitarla  en  el  retrato  donde  tapaba  sus  vergüenzas,  la  concurrencia  se  lo  agradecería,  ya   que  las  de  la  duquesa  virtual  obedecían  a  los  rigores  de  la  ley  de  la  gravedad  y  tenían  una  belleza  más  bien  marchita.
                 Así  las  cosas,  comenzaron  los  preparativos.  En  el  salón  de  belleza  de  Carmen  Torres  se  encargaron  de  rejuvenecerla.  La  sometieron  a  baños  de  chocolate  para  exfoliar  y  suavizar  la  piel  del  cuerpo,  de  parafina  en  pies  y  manos.  Limpieza  de  cutis,  mesoterapia  facial  con  ácido  hialurónico,  y  un  tratamiento  con  caviar  mimético  para  revitalizarle  el  pelo.  La  dejaron  como  nueva.  En  Menkes  le  confeccionaron  el  disfraz.  Precioso,  igualito  al  del  traje  de  la  pintura. Y  para  el  gran  día,  la  peinaron  y  la  maquillaron como  la  dama  del  cuadro.
                  La  fiesta  empezaba  a  las  nueve,  y  Espe  salió  de  su  casa  a  las  ocho  y  media,  cogió  un  taxi  ya  que,  aunque  solo  fuera  por  unas  horas,  estaba  dispuesta  a  olvidar  las  estrecheces.  El  taxista  le  miró  como  si  viniera  de  otra  galaxia,  y  Cayetana  se  apresuró  a  aclararle:
                  –Es  que  voy  a  una  fiesta  de  disfraces.
                 –Pues,  señora –le  respondió  sorprendido–,  parece  usted  recién  salida  de  un  cuadro  del  Museo  del  Prado…ese  de Goya  que  ahora  no recuerdo  como  se  llama…¡Ah  sí!  la  Maja  Desnu…bueno  quiero  decir  Vestida.
                –No  sabe  lo  contenta  que  estoy  de  que  me diga  usted  esto  –añadió  Esperanza–,  he  hecho  un  gran esfuerzo  para  parecérmele.
                –Pues  lo  ha  conseguido  usted. ¡Vaya  si  lo  ha  conseguido!
                El  taxi  se  paró  delante  del  número  29  de  la  Gran  Vía,  y  cuando  la  duquesa  de  Alba  descendió,  envuelta  en  aquellas  gasas,  hizo  volver  la  cabeza  a  más  de  un transeúnte.  Se  sentía  majestuosa  como  un  cisne,  hermosa  como  una  ave  del  paraíso…  y  entonces  fue  cuando  le  vio.  El  príncipe  de  la  Paz,  vestido  con  uniforme  de  guardia  de  Corps,  le  esperaba  junto  a  la  entrada  de  un  bloque  de  apartamentos  de  la  acera  de  enfrente.  Era  un  hombre   de  cincuenta  y  pocos  años,  alto,  de  piel  aceitunada,  cabellos  canosos  y  mirada  afable. A  Espe  le  pareció  muy  guapo  y  de  lo  más  interesante.  Sintió  que  le  urgía  estar  cuanto  antes  a  su  lado,  y  con  los  ojos  clavados  en  el  rostro  de  Don  Manuel  de  Godoy,  se  dispuso  a  cruzar  la  avenida.  De  repente  un  ruido  chirriante  le  atenazó  los  oídos,  la  lanzó  al  firmamento  y  sus  emociones  cesaron  abruptamente.
                Godoy,  al  verla  tendida  en  el  suelo  unos  metros  más  allá,  inconsciente  y  con  el  disfraz  ensangrentado,  supo  que  era  ella,  y  corrió  a  socorrerla. El  vehículo  se  detuvo  y  el  conductor,  blanco  como  la  nieve,  no  atinaba  a  comprender  lo  sucedido. Pronto  llegaron  los  del  servicio  de  emergencias  que  la  trasladaron  al  Hospital  de  la  Paz.
                 Dos  días  más  tarde  Esperanza  recuperó  la  consciencia,  y  cuando  el  médico  le  preguntó  cómo  se  llamaba  respondió:     
                 –Mª  del  Pilar,  Teresa,  Cayetana  de  Silva  y  Álvarez  de  Toledo,  duquesa  de  Alba.
        
                                                                       -:-            

          
Diez  años después  de  aquello,  Espe  continuaba  ingresada  en  la  clínica  psiquiátrica  López  Ibor  y  seguía  creyéndose  la  duquesa  de  Alba.  Don  Leopoldo  Díaz  del  Castillo,  juez  de  la  Audiencia  Nacional,  acudía  a  visitarle  algunas  tardes  y  juntos  paseaban  por  los  alrededores.
      
MARÍA  BASTITZ
      














[1] Francisco  de  Goya  y  Lucientes  Fuendetodos (Zaragoza) 30  de  marzo  de 1746, Burdeos  15  de  abril  de  1828.  Pintor  español,  que  tras  un  minucioso  aprendizaje  en  su  tierra  natal,  viajó  a  Italia  en  1770,  tomó  contacto  con  el  recién  estrenado  neoclasicismo, y  adoptó dicha  corriente  cuando  se  estableció  en  Madrid.  En  1793  una  grave  enfermedad  determinó  su  pintura,  convirtiéndose  en  más  creativa  y  original,  además  de  expresar  mayor  realismo  que  los  cuadros  anteriores.  Su  obra  refleja  el  convulso  momento  histórico  que  le  tocó  vivir,  en  especial  la  Guerra  de  la  Independencia,  y  la  serie  de  estampas  titulada  “Los  Desastres  de  la  Guerra”,  se  puede  considerar  un  reportaje  moderno  de  las atrocidades  cometidas,  siendo  las  víctimas  individuos  de  cualquier  condición  social.  Gran  predicamento  alcanzó  su  “Maja  Desnuda”  favorecido  por  la  polémica  en  torno  a  la  identidad  de  la  dama  retratada.  Pero  su  obra  culminante  sería  la  serie  de  pinturas  conocidas  como  “Negras”,  en  las  que  Goya  se  anticipó  a  los  movimientos  de  vanguardia  que  marcarían  el  siglo XX.

[2] Peter  Paul  Rubens,  Siegen  1577-Amberes 1640.  Pintor  barroco  y  máximo  exponente  de  la  escuela  flamenca 
[3] Benito  Pablo  Juárez  García,  presidente  de  Méjico  en  diversas  ocasiones  entre  los  años  1858  y 1872 
[4] Hijo  de  Napoleón  I  y  de  su  segunda  esposa  la  archiduquesa  Mª Luisa  de  Habsburgo  y  Lorena.
[5] Madre  de  los  emperadores  Franz  Josef  de  Austria-Hungría  y  Maximiliano  de  Méjico.
[6] Título  con  el  que  también  se  conocía  al  hijo  de  Napoleón  I
[7] Palacio  Imperial  de  Viena.
[8] Escritor  mejicano,  nacido  en  Ciudad  de  Méjico  el  1  de  abril  de  1935,  autor  de  Sonetos  de  lo  Diario,  José  Trigo,  Palinuro  de  México…En  1987  se  publicó  su  obra  Noticias  del  Imperio,  novela  que  relata  la  vida  en aquel  país  de  los  emperadores  Maximiliano  I  y  Carlota,  y  ofrece  las  distintas  versiones  de  los  acontecimientos  que  determinaron  la  existencia  de  sus   protagonistas.
[9] Manuel  de  Godoy  y  Álvarez  de  Faria  Sánchez  Ríos  Zarzosa  (Badajoz  12  de  mayo  de  1767- París  4  de  octubre  de  1851)  Primer  Ministro  de  Carlos  IV,  que  a  lo  largo  de  los  años  recibió  del  monarca  toda  clase  honores. Príncipe  de  la  Paz  y  de  Basano,  duque  de  Alcudia  y  de  Sueca,  Grande  España…La  historiografía  tradicional  atribuye  el  rápido  ascenso  de  Godoy  al  favor  de  la  reina    Luisa,  que  convenció  a  su  marido  de  su  agudeza  política,  y  a  la  presunta  relación  amorosa  entre  ambos.  Mientras  que  los  historiadores  modernos  no  reconocen  que  las  aventuras  de  alcoba  de  la  reina  con  Godoy  fueran  el  desencadenante  de  tantos  privilegios,  sino  que  lo  atribuyen  a  las  repercusiones  de  la  Revolución  Francesa  en  el  marco  legislativo.
[10]Cortesana  francesa,  amante  de  Luis  XV
[11] Jean  Marie  Jerome  Fleuriot,  Marqués  de  Langle,  Dinam  13  de  diciembre  de  1749-París  1807.  Autor  de  una  amplia  bibliografía  de  viajes  de  Suiza,  Prusia  y  especialmente  España.  En  1784  se  publicó  su  libro  Viaje  por  España,  donde  se  mostró  partidario  de  la  libertad  de  conciencia  y  el  amor  libre.  Utilizó  su  periplo  español  para  criticar  duramente  a  las  instituciones  y  estructuras  sociales  de  Francia.
[12] Se  encuentra  en  el  estado  de  Nueva  York,  y  es  una  de  las  instituciones  académicas  y  centro  de  investigación  de  mayor  prestigio  en   el  mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada