lunes, 8 de octubre de 2012

* * * * BARCELONA, ONCE DE SEPTIEMBRE DE 1714 * * * *

     

                                                         PRIMERA  PARTE


En  este  país  del  disparate, que  en  poco  tiempo  se  ha  convertido  en  el  hazmerreir  de  Europa,  que  tiene  un  Presidente  al  que  le  da  miedo  dar  la  cara  porque  no  ha  cumplido  ninguna  de  las  promesas  de  su  programa  electoral  y  debería  dimitir,  pero  no  hay  forma  de  que  renuncie  al  cargo,  aunque    a   su  dignidad,  y   se  oculte  tras  las  faldas  de  damiselas  trasnochadas,  y  tan  poco  agraciadas  como  obtusas  de  mente,  para  que  le  sustituyan  en  la  ingrata  labor  de  ir  anunciando  a  los  depauperados  españoles,  los  recortes  impuestos  por  Alemania.  Si no  díganme  ustedes  ¿qué  hacen,  con  tanta  frecuencia,  las  señoras  Sáez  de  Santamaría  y  de  Cospedal,  mientras  don  Mariano  se  pasea  por  la  Quinta  Avenida  con  un  Cohiba  en  la  boca?  En  este  país  que,  gasta  millones  de  euros  en  construir   aeropuertos  sin  que   aterricen  aviones,  trenes  de  alta  velocidad  donde  la  última  estación  es  el  Atlántico.  Este  país  que  escucha   la  voz  de   la  Conferencia  Episcopal,  que  opina  de  asuntos  que  no  incumben  a  Dios,  y  de  la  milicia  rancia,  que  al  más  puro  estilo  del  general  Espartero  quiere  bombardear  Barcelona,  mientras  que  una  ralea  de  periodistas  e  intelectuales  de  baja  estofa  dogmatizan  a  diario  con  aquello  que  ignoran  y  tampoco  se  han  molestado  en  aprender,  conviene  ir  aclarando  conceptos  a  la  sociedad,  tantas  veces  agredida  por  amenazas  que  insultan  la  inteligencia.
        Pues  bien,  dada  la  situación,  hoy  les  voy  a  hablar  de  los  acontecimientos  históricos  del  Once  de  Septiembre  de  1714,  que  favorecieron  el  advenimiento  al  trono  de  las  Españas  a  Felipe  V  de  Borbón.  Sí,  lo  han  leído  bien,  acontecimientos  históricos,  que  nadie  espere  que  me  posicione  entre  el    o  el  no  a  la  independencia,  porque  no  lo  voy  a  hacer.  A  mi  modo  de  ver  los  sentimientos,  y  más  aún,  en  materia  tan  sensible,  deben  guardarse  en  el  ámbito  de  lo  estrictamente  privado.  Claro  que,  a  lo  largo  de  este  escrito,  tampoco  pretendo  ocultar  mis  simpatía  por  la  Casa  de  Austria.
      Debido  a  la  extensión  de  la  crónica,  he  decidido  dividirla  en  tres  partes: 1) Los  Pretendientes  al  Trono. 2) La  Guerra  y  sus  Héroes.  3) La  Catástrofe.

                                             -Los  Pretendientes  al  Trono-

Carlos II,  último  rey  Habsburgo  español  iba  a  morir  sin  descendencia,  y  había  sugerido  como  posible  heredero  a  José  Fernando  de  Baviera.  Por  lejano  que  pueda  parecer,  en  aquellos  tiempos,  España  era  un  imperio, y  Luis XIV  quiso evitar  una  alianza  con  Alemania  semejante  a  la  del  reinado  de  Carlos I,  que  aisló  por  completo  a  Francia  del  eje  del  poder.  Por  ello  favoreció  la  resolución  del Primer Tratado de Partición por el que  se  asignaba el Reino de España,  sin  Guipúzcoa, los Países Bajos, Cerdeña, y las Indias occidentales  al  pretendiente  bávaro.  El Milanesado  quedaba  en  manos  de Austria, mientras que el Reino de Nápoles (Nápoles, Sicilia y La Toscana) además  de  Guipúzcoa  iban  a  ser  para Francia. Las  argucias  del  monarca  francés  disgustaron a   Carlos II  que  no aceptó  el  tratado, y nombró heredero  universal a   José Fernando de Baviera. Pero  el  infortunio  quiso  que  el  príncipe  falleciera,  por  culpa  de  la  viruela,  en  1699.
     Llegados  a  este  punto,  otros  dos  pretendientes   Felipe  de  Borbón  y  Carlos  de  Habsburgo,  también  aspiraban  al  trono  español,  y sería  correcto  analizar  las  razones  dinásticas  en  las  que  se  apoyaban,  que  eran  tan  débiles  como  para  organizar  una  guerra.  Ambos  descendían  de  Felipe  III,  pero  su  parentesco  con  el  rey  difunto  era  de  cuarto  y  quinto  grado. Sus  abuelas  fueron  hermanas  de  Felipe  IV,  aunque  habían  renunciado  a  sus  derechos  a  la  corona  para  casarse  con  herederos  de  otras  familias  reinantes.


                                                        Felipe  V

      Entonces  Luis  XIV  y  Guillermo III de Inglaterra pactaron un Segundo Tratado de Partición  por el que se reconocía al archiduque Carlos  de  Habsburgo,  hijo  menor  del  emperador  Leopoldo  I  del  Sacro  Imperio como heredero del Reino de España, los Países Bajos, Cerdeña y las Indias americanas, mientras  que  el  reino  de  Nápoles  se  convertía  en  territorio  francés  y  el Milanesado  acababa  en  poder  de  los  austríacos.  Pero  esta  vez,  Su  Majestad  Imperial  fue  quien  reclamó la totalidad de la herencia española  para  su  hijo,  y Carlos II  de  España,  que  temía  por  la  unidad  de  su  reino,  testó  a  favor de Felipe de Anjou,  segundo  hijo  del  Delfín  de  Francia,  con  la  esperanza  de  que  al  ser  nieto  de  Luís  XIV,  el  Rey  Sol  evitara  la  desintegración  del  imperio  español.  El  1  de  noviembre  de  1700  Carlos  II  moría  en  Madrid.  Aquel  mismo  mes  Felipe  de  Anjou  aceptaba  la  corona,  como  Felipe  V,  y el  22  de  enero  de  1701  llegaba  a  la  villa  y  corte.  Y  aunque  el  pueblo  lo  recibió  con  gran  alegría,  nada  parecía  motivar  al  nuevo  rey.  Mientras  tanto,  el  Emperador  de  Austria,  se  negaba  a  reconocer  al  recién  proclamado  soberano,  convencido  de  que  su  hijo,  el  archiduque  Carlos,  reunía  todos  los  requisitos  de  legitimidad  para  sentarse  en  el  trono  en  lugar  del  pretendiente  francés,    y  acusó  a  los  ministros  del  desaparecido  soberano  español  de  connivencia  con  Francia  para  obligarle  a  testar  en  contra  de  su  voluntad.  La  inesperada  expansión  de  la  Casa  de  Borbón  también  incomodó  a  Inglaterra,  ante  la  perspectiva  de  una  unión  hispano  francesa  que  daría  al  traste  con  sus  planes  futuros, y  decidió,  igual  que  lo  haría  Holanda,  apoyar  al  pretendiente  Habsburgo.


                                       Archiduque  Carlos  de  Habsburgo

             Así  las  cosas,   las  amenazas  de  guerra,  venidas  desde  el  Sacro  Imperio  y  el  Mar  del  Norte,  parecían  no  preocupar  demasiado  al  monarca. Ni  la tarea de reorganizar  las   instituciones  del  Estado,   ni  su  responsabilidad  como  cabeza  visible  de  un  Imperio, ni    la angustia  por  la  ofensiva  que  estaba  a  punto  de  llegar,   le  evitarían  caer  en  el  desánimo. Ante esta situación se  decidió  buscarle  esposa.  Decía el marqués de Louville: Es preciso que se case rápidamente aunque sólo sea para extraerlo del tedio en el que se encuentra.  Y  a  medida  que  se  acercaba  la  fecha  de  su  matrimonio  con  Mª Luisa  de  Saboya,  previsto  para  el  día  3  de  noviembre  de  1701  en  Figueras,  Felipe  se alejaba  de  su  perpetuo  estado  de  melancolía.



                                                     Mª Luisa  de  Saboya

              Después  del  enlace,  su  entrega  completa  al  deber  conyugal,  llevó  a  su  abuelo,  Luís  XIV,  a  escribirle  en  más  de  una  ocasión,  a  fin  de  instarle  a  hacer  menos  el  amor  y  a  preocuparse  más  de  su  reino.  La  princesa  de  Ursinos, Marie  de  Tremoille,  nombrada  camarera  mayor  de  los  recién  casados,  se  lo  explicaba  por  carta  al  monarca  francés: El  rey  –es  decir  Felipe V–, no  se  levantaría  en  todo  el  día  si  no  descorriese  yo  el  cortinaje  de  su  cama,  y  sería  una  especie  de  sacrilegio  que  no  penetrase  quien  no  fuera  yo  en  la  cámara  real,  cuando  S.S.M.M  están  echados. 
         Pero  el  asunto  se  complicó  en  1702,  ya  que  Austria,  Inglaterra  y  los  Países  Bajos  firmaron  la  Gran  Alianza  de  la  Haya,  y  reconocieron  como  rey  de  España  al  hijo  del  Emperador  Leopoldo I  del  Sacro  Imperio  Romano Germánico,  con  el  nombre  de  Carlos  III  e  invitaron  a  Francia  a  dejar  de  entrometerse  en  los  asuntos  españoles.  La  guerra,  ya  inevitable,  llegó  en  mayo  del  mismo  año. 
          Finalmente,  Felipe V,  se  decidió  a  enmendar  la  dejadez  que,  hasta  entonces,  había  manifestado  por  los  asuntos  de  Estado,  acabó  cediendo  a  las  presiones  de  la  Corte  de  Versalles  y  se  embarcó  hacia  Nápoles  para  ponerse  al  mando  de  sus  tropas.  Su  esposa,  se  resignó  a  la  abstinencia  carnal  y  se  lo  comunicó, también  por  carta,  a  su  abuelo  político: Creo  poder  decir  sin  faltar  a  la  modestia,  Señor,  que  yo  amo  apasionadamente  al  rey;  así  que  no  sabría  separarme  de  él,  más  que  con  un  extremo  dolor.
        Continuará…




1 comentario:

  1. Por cierto, creo recordar que los que celebran tanto la famosa Diada, olvidan que el primer español que juró obediencia en Versalles, postrado de rodillas ante Felipe V, fue un catalán, el marqués de Castelldosrius. Es curioso que tomara partido por los Borbones, porque este título acababa de dárselo Carlos II de Austria.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_de_Oms_y_de_Santa_Pauhttp://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_de_Oms_y_de_Santa_Pau

    Por cierto, por si alguien no lo sabe, este título lo ostenta actualmente la conocida diseñadora Agatha Ruiz de la Prada.

    Saludos.

    ResponderEliminar