domingo, 19 de mayo de 2013

* * * * EL PRECIO DE UN SUEÑO * * * *


                                                         PRIMERA  PARTE

María,  sentada  frente  a  la  chimenea  apagada,  en  un  sillón  desvencijado,  único  mueble  que  quedaba  del  salón  de  su  casa,   que  recién  estrenada  habría  sido  digna  de  ocupar  las  páginas  de  una  revista  de  decoración,  intentaba  recomponer  su  pasado inmediato. 


 Miraba  las  paredes  desnudas,   las  deudas  de  juego  de  su  ex – marido  se  habían  llevado  los  cuadros  de  Casas,  de  Picasso  y  de  Miró,  y   las  lámparas  de  cristal  de  Bohemia.  Solo  habían  sobrevivido  a  las  ventas  y  sucesivos  empeños,  las  vigas  de  madera  del  techo,  cada  vez  menos  lustrosas.  Mientras  tanto,  su  familia,  los  Puigdevall,  esa  que  Dios  le  da  a  cada  uno  sin  derecho  a  escoger,  y  en  particular  su  madre,  mujer  de  profundas  creencias  que  simpatizaba  con  el  Opus  Dei,  se  limitaban  a  decirle:
          –Ya  te  advertimos  que  no  debías  casarte  con  él,  pero  no  nos  escuchaste. 
           A  pesar  de  que   Puigdevall  Perfumes  S.A,  la  empresa  familiar,  funcionaba  viento  en  popa,  sus  padres  no  soltaban  ni  un  euro  para  ayudarla  pero,  como  muestra  de  su  buena  voluntad,  le  compraron,  a  un  precio  irrisorio,  las  acciones  de  la  compañía  que  su  abuelo  le  había  dejado  al  morir:
          –Todo  sea  por  los  niños –decían, aunque  con  lo  que  le  dieron  no  tuviera  ni  para  pañales.
       Su  padre,  que  le  reprochaba  que  se  hubiera  casado  con  un  sinvergüenza,  parecía  más  dispuesto  a  apoyarla,  pero  nunca  se  decidía  a  dar  el  paso,  y  le  advertía:
          –En  esta  vida  hay  que  ser  consecuente  con  las  decisiones  que  se  toman, María,  nos  dijiste  que  estabas  enamorada  de  aquel  hombre  y  nos  vimos  obligados  a  transigir,  aunque  siempre  supimos  que  era  un  crápula.  Pero,  veré  que  puedo  hacer. 
          –Gracias  papá –respondió  con  la  esperanza  de  que  esta  vez  fuera  verdad.
          –¡¿Cómo  permitiste,  hija,  que  se  jugara  tu  herencia  y  vuestros  ahorros  en    Montecarlo?! –se  alarmaba  el  hombre  cada  vez  que  lo  recordaba –,  se  fundió  cinco  millones  de  euros  en  tres  días.
        –Yo  no  sabía  nada  papá –se  lamentó  María,  que  no  tardó  en  echarse  a  llorar,  y  añadió:–¡Confiaba  tanto  en  él!    
             Un  día,  que  había  ido  a  almorzar  con  su  madre  a  su  casa  de  la  Bonanova,  intentó  pedirle  auxilio.  A  fin  de  cuentas,  la  señora  Puigdevall,  se  dejaba  sablear  por  su  hermano  Borja  cada  vez  que  este  necesitaba  deslumbrar  a  su  mujer,  pues  su  cuñada  entendía  el  amor  de  un  Puigdevall  como  un  intercambio  de  pasión  y  diamantes,  y  debía  sellarse, siempre  que  fuera  necesario,  con  una  fruslería  millonaria  de  cualquiera  de  las  joyerías  del  Paseo  de  Gracia.  Abrumada  le  dijo:
              –Venderé  todo  lo  que  tengo,  mamá,  pero  mientras  no  lo  consigo  solo  te  pido  una  ayuda  para  dar  de  comer  a  los  niños.
              Y  obtuvo  por  respuesta:
            –Esos  hijos  tuyos   no  son  sangre  de  mi  sangre,  en  cambio  los  de  Borja  sí.  No  tuviste  suficiente  casándote  con  semejante  depravado,  que  encima  adoptaste  dos  niños  con  él.
            María  no  le  arrancó  la  compasión  que  esperaba,  y  lejos  de  afligirse  por  la  situación  de  sus  nietos,  la  señora  Puigdevall,  aprovechó  para  hurgar  más  en  la  herida:
          –Mira,  hija,  las  desgracias  nunca  vienen  solas.  Primero  el  divorcio,  después  tú ruina…   Esto  te  servirá  de  experiencia  para  establecer  prioridades.  Y  como  de  ahora  en  adelante,  no  podrás  frecuentar  Santa  Eulalia, no  tirarás  el  dinero  comprando  modelitos  de  alta  costura  y  te  resultará  más  cómodo  afrontar  los  gastos  de  los  niños.
          De  los  ojos  de   María  se  escapaban  lágrimas  de  rabia  cada  vez  que  recordaba  aquella  escena.  Además  de  las  pinturas,  lo  vendió  todo,  el  mobiliario  Art - Decó  de  su  habitación,  las  joyas  que  había  heredado  de  su  abuela,  una  colección  de  bolsos  de  Hermés  y  otra  de  Chanel,   para  poder  pagar  a  un  buen  abogado,  dado  que  el  sátrapa  de  su  marido  no  facilitaba  las  cosas  y  su  proceso  de  separación  duró  más  de  dos  años. 
           Entonces,  su  mirada,  que  hacía  un  recorrido  exhaustivo  por  todos  los  rincones  de  aquel  espacio  que  antes  había  sido  un  magnífico  salón,  se  detuvo  en  el  ángulo  justo  donde  se  encontraba  un  mueble  cajonera  de  estilo  colonial,  y  recordó  como  el  invierno  pasado  lo  tuvo  que  destrozar  a  hachazos  para  que  ardiera  en  la  chimenea  y  calentara  el  ambiente. Todo  sucedió  tan  rápido,  pensó.
            Después  de  deshacerse  de  su ex,  la  costosa  sentencia  de  divorcio  acabó  con  lo  poco  que  le  quedaba  y  la  dejó  completamente  arruinada,  pero  María  volvió  a  trabajar  de guía  turística, en  viajes  Borneo,  como  lo  había  hecho  antes  de  su  matrimonio,  pudo  sacar  adelante  a  sus  hijos,  que  continuaron  en  el  colegio  alemán,  y  fue  pagando  sus  deudas,  porque   aunque  su  casa  había  sido  el  regalo  de  bodas  de  sus  padres,  el  necio  de  su   marido  le  exigió  que  la  hipotecara  para  hacer  frente  a  sus  costosas  juergas. Y  ella,  que  en  aquel  tiempo  estaba  muy  enamorada  de  él,  no  se  lo  pensó  dos  veces.
            Los  días  iban  pasando  sin  grandes  sobresaltos  y,  en  otoño,  cuando  regresó  de  un  viaje  a  Roma,  descubrió  que  aquel  compañero  de  trabajo,  que  la  miraba  embelesado  en  la  Fontana  de  Trevi,  acaparaba  las  atenciones  de  su  maltrecho  corazón,  pero  como  desconocía  la  fuerza  de  su  amor  y  no  sabía  si  sería  correspondido  tal  como  esperaba,  no  estaba  dispuesta a  sufrir  en  vano  y  decidió  que  el  asunto  formaría  parte  de  sus  secretos  más  íntimos  hasta  que  se  sintiera  capaz  de  valorar  la  intensidad  de  sus  sentimientos.
             A  mediados  de  2008,  cuando  la  crisis  ya  empezaba  a  dejarse  sentir  y  el  Gobierno  la  negaba,  viajes  Borneo  entró  en  concurso  de  acreedores,  y  a  María  la  echaron  a  la  calle.  Como  llevaba  pocos  meses  trabajando  tuvo  que  contentarse  con  una  indemnización  mínima  y  un  escaso  subsidio  de  paro,  pero  los  pagos  caían  puntualmente  cada  mes,  y  como  ya  había  ocurrido  antes,  los  suyos  le  dieron  la  espalda. La  manera  de  actuar  de  su  padre  ya  no  le  era  desconocida,  siempre  prometía  ayudarla  pero  su  buena  voluntad  se  esfumaba  en  un  abrir  y  cerrar  de  ojos,  y  estaba  segura  de  que  su  madre  prefería  verla  muerta  antes  de  tenderle  una  mano  para  que  levantara  cabeza.  Su  hermano  Borja,  ya  tenía  bastante  con  sus  hijos  y  los  caprichos  de  su  esperpéntica  mujer.  La  única  que  habría  podido  contribuir  a  sufragar  sus  deudas  era Tatiana,  su  hermana  mayor,  pero  desde  que  se  licenció  en  Ciencias  Políticas  se  había  ido  a  vivir  a  Nueva  York  y,  de  momento,  no  quería  marearla  con  las  angustias  de  su  depauperada  economía.
              Los  niños  tuvieron  que  abandonar  el  Colegio  Alemán,  a  causa  de  las  estrecheces,  para  ir  a  la  escuela  pública.  Mientras  que  la  señora  Puigdevall,  siempre  tan  poco  dispuesta  a  socorrerles,  conturbada  con  la  novedad,  no  paraba  de  quejarse  a  su  marido:
           –Dime,  Néstor  ¿Con  qué  otra  desgracia  nos  sorprenderá  la  vida,  ahora  que  algunos  de  nuestros  nietos  ya  van  a  un  colegio  del  Estado?
             El  hombre,  de  pelo  ondulado  grisáceo  y  cejas  pobladas,  estaba  sentado  en  un  sillón  de  la  biblioteca  de  su  casa  leyendo  el  periódico,  levantó  los  ojos,  miró  a  su  mujer  y  respondió:
           –Ya  sabes  que  no  me  gusta  hacer  distinciones  con  nuestros  hijos,  y  así  se  lo  dije  a  María,  pero  si la  ayudáramos  un  poquito  no  le  costaría  tanto  salir  adelante.
             –¡Ni  se  te  ocurra!  Toda  la  vida  ha  sido  una  irresponsable,  una  anchoa  de  barril  que  se  ha  dejado  engatusar  por  el  primero  que  ha  pasado…Y  ya  sabes  que  tengo  muy  claro  que  si  he  de  anticipar  mi  dinero  para  contribuir  al  bienestar  de  nuestros  hijos, solo  se  lo  daré  a  Borja,  porque  sus  niños  son  sangre  de  nuestra  sangre. Y  afortunadamente,  nuestra  hija, Tatiana  es  una  mujer  independiente  que  nunca  nos  ha  pedido  nada.  En  cambio  Marieta,  tiene  en  casa  a  esas  criaturas  que  fue  a  buscar  al  otro  extremo  del  mundo,  que  no  tienen  padre  ni  madre  y  ¿quién  nos  puede  asegurar  que  no  son  hijos  del  pecado?
             El  marido  al  escuchar  sus  palabras,  la  miró  con  indiferencia,  como  si  no  atinara  a  comprender  por  qué  su  mujer  atribuía  siempre  el  origen  de la  humanidad  a  un  antojo  de  Satán  para  tentar  al  hombre,  en  lugar  de  creer  que  la  procreación  era  fruto  del  deseo,  del  amor  o  del  placer,  que  a  fin   de  cuentas  es  la  sal  de  la  vida,  pero  no  estaba  dispuesto  a  discutir,  pues  la  experiencia  le  había  enseñado  que  llevarle  la  contraria  era  una  pérdida  de  tiempo,  dado  que  nunca  se  avenía  a  razones,  y  cuando  menos  se  lo  esperaba  le  soltaba  aquel  refrán  popular  que  tanto  le  enervaba : El  hombre  es  fuego,  la  mujer  estopa,  viene  el  diablo  y  sopla. Así  las  cosas,  solo  le  reprochó: 
            –¡Por  el  amor  de  Dios!  Siempre  estás  con  la  misma  cantinela. María  es  su  madre,  y  el  padre  un  individuo  que  no  quiero  ni  nombrar …
             –¡Padres  adoptivos! –le  interrumpió–.  No  lo  olvides,  Néstor. ¡Adoptivos!
             –¡Y  qué  más  da! En  estos  momentos  Borja  no  necesita  nuestra  ayuda,  ni  Tatiana  tampoco.  Para    los  hijos  de  Marieta  son  nietos  igual  que  los  demás,  y  veré  qué  puedo  hacer.
             –¡Ni  se  te  ocurra!
             –¿Quién  te  crees  que  eres    para  impedírmelo?
             –¡Tú  mujer!  ¡Qué  harta  está  de  tus  líos  de faldas! Así  que  ya  sabes,  si  no  cumples  con  lo  que  te  exijo  pediré  el  divorcio  y  tu  fortuna  quedará  reducida  a  la  mitad.
             –No  empieces  otra  vez,  la  desgracia  de  nuestro  matrimonio  nada  tiene  que  ver  con  este  asunto
              –¿Ah  no? –y  ladeó  la  cabeza  enojada–,  tu  capacidad  de  sorprenderme  aumenta  día  a  día. 
              –¿Cómo  puedes  ser  tan  cruel?  ¡María  es  tu  hija!
              –No,  la   tuya,  Néstor,  no  te  confundas. Creo  que  no  puedo  expresarme  con  más  claridad,  y  no  deseo  volver  a  hablar  del  tema.
              Después  de  seis  meses,  en  los  que  María  y  los  suyos  fueron  tirando  a  trancas  y  a  barrancas,  se  acabó  el  paro. Entonces  corrió  al  Banco  de  Barcelona  para  renegociar  la  hipoteca  de  su  casa,  pero  no  se  lo  permitieron.  Dejó  de  pagar  un  mes,  otro  y  otro,  hasta  que  un  día  le  mandaron  un  burofax  de  una  notaria  de  la  Diagonal  donde  le  indicaban  que,  en  un  plazo  de  diez  días  debía  saldar  la  deuda  que  mantenía  con  su  entidad  bancaria,  o  de  lo  contrario    procederían  a  despachar  la  ejecución  de  los  bienes  hipotecados,  por  el  importe  total  del  préstamo  hipotecario.  Y  sin  que  le  dieran  la  oportunidad  de  explicar  lo  que  le  estaba  ocurriendo,  de  que  su  deseo  era  condonar  la  deuda,  pero  las  circunstancias  no  se  lo  permitían,  esos  mal  nacidos  le  exigían  que  pagara  la  totalidad  de  la  casa  o  la  meterían  de  patitas  en  la  calle. Finalizó  la  moratoria  dada  y  el  Juzgado  de  Instrucción   40  de   Barcelona  le  notificó  que  por  el  procedimiento  de  autos  nº285/2013,  en  un  plazo  no  superior  a  treinta  días,  su  vivienda  se  sacaría  a subasta  pública.   A  María  se  le  habían  terminado  las  fuerzas  para  luchar,  estaba  hundida  en  la  desesperación  y  se  había  abandonado  a  su  suerte.
     En  aquellos  días  de  junio  de  calor  intenso,  los  niños  habían  dejado  de  ir  al  colegio  y  revoloteaban  por  la  casa, gritaban  y  se  peleaban  sin  que  de  los  labios  de  su  madre  se  pronunciara  reproche  alguno,  más  bien  todo  lo  contrario,  ajena  al  alboroto  permanecía  sentada  en  aquel  sillón  desvencijado  de  la  sala  con  la  notificación  del  juzgado  en  la  mano,  que  leía  una  y  otra  vez  para  terminar  volviéndola  a  doblar. La angustia  que  le  quemaba  las  entrañas  y  le  torturaba  el  alma  le  impedía  levantarse  del  asiento  y  le  producía  una  extraña  sequedad  de  boca  que  ni  agua,  ni  líquido  alguno  conseguían  sosegar. Nada  tenía  que  hacer,  la  comida  de  sus  hijos  y  la  suya,  que  ni  probaba,  se  la  traían  voluntarios  de  Caritas.  Pensaba  que  cuando  la  echaran  del  chalet  se  marcharía  ligera  de  equipaje: Solo  la  ropa  de  los  niños  y  los  cuatro  pingajos  que  aún  me  quedan  para  taparme  las  vergüenzas.
     El  final  se  avecinaba…
     
     CONTINUARÁ

  MARÍA  BASTITZ


   
 
       




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada