sábado, 1 de junio de 2013

* * * * EL PRECIO DE UN SUEÑO * * * *


                                                           SEGUNDA  PARTE
   
 
María  cerró  los  ojos,  en  busca  del  sosiego  que  no  encontraba.  Sentía  un  dolor  extraño,  un  suplicio  del  alma,  era  como  si  de  su  interior  emanara  un  ejército  de  pirañas  que  le  corroía  lentamente  y  sin  tregua,   le  asfixiaba  y  no  le  dejaba  vivir.  De  repente  el  timbre  de  la  puerta  la  rescató  de  su  martirio:
      –¿Quién  será? –pensó
      Pero  ella  misma  creyó  encontrar  la  respuesta:
      –La  policía  que  viene  a  echarnos  de  casa.
      Se  levantó  despacio,  fue  hasta  la  puerta  y  la  abrió  de  par  en  par,  para  facilitar  la  entrada  a  todo  el  mundo,  pero  una  voz  que  le  era  muy  familiar  le  reprochó:
      –¿Por  qué  no  contestas  a  mis  llamadas?
       –¡Tatiana! –exclamó  María,  que  a  pesar  de  las  circunstancias  en  que  se  encontraba  se  alegró  de  verla– tuve  que  vender  mi  móvil  en  el  Cash  Converters  para  comprar  unas  bambas  a  los  niños.
       La  hermana,  que  no  daba  crédito  a  lo  que  acababa  de  oír,  quiso  saber  mientras  la  abrazaba:
       –¿Qué  te  ocurre,  Marieta? ¿Qué  ha  pasado  en  estos  años  que  he  estado  viviendo  en  Nueva  York?
       –Demasiadas  cosas  para  que  te  las  pueda  contar  en  poco  tiempo.  Y,  como  siempre,  andarás  con  prisas.
       –Tal  vez  deberías  de  habérmelo  explicado  antes. ¿No  te  parece?
       –No  quería  molestarte.
       –¡Que  tonterías  dices! –afirmó.
       Después,  Tatiana,  se  deshizo  del  abrazo  y  dejó  que   María  apoyara    los  codos  en  las  palmas  de  sus  manos,  que  acabó  cerrando  para  zarandearla  ligeramente  con  la  esperanza  de  hacerla  reaccionar,   pero  su  hermana  callaba. 
       Tatiana  miró  a  su  alrededor  y  tropezó  con  la  desnudez  de  los  muros  de  la  casa,  y  por  más  que  sus  ojos  vagaban  por  las  paredes  en  busca  de  la  gloria  de  antaño,  no  encontraban  nada,  absolutamente  nada. Finalmente  preguntó:
       –¿Dónde  están  tus  cosas?
       –Las  que  corrieron  mejor  suerte,  subastadas.  Otras  malvendidas  y  las  que  tuvieron  un  final  más  trágico,  destrozadas.
      –¡Oh! –exclamó  Tatiana  confusa.
       Las  dos  hermanas  se  miraron,  en  el  rostro  de  María  se  reflejaba  un  dolor  profundo.  La  recién  llegada  insistió:
       –¿Y  tus  ahorros?
       –Los  engulleron  la  ruleta  y  el  black  jack  del  casino  de  Montecarlo.
       –Ya  sabía  yo,  que  el  culpable  de  semejante  despropósito  solo  podía  ser  el  insensato  de  tu  ex  marido.
       Marieta  asintió.
       Entonces,  aparecieron  los  niños,  que  venían  del  jardín  y  al  grito  de:
     –¡Tía  Tati!  ¡Tía  Tati! –se  lanzaron  a  su  cuello.
     Tatiana,  al  verles  sucios  y  semidesnudos,  corretear  en  aquella  casa  vacía,  tuvo  la  sensación  de  que  la  sensatez  de  su  hermana  debía  de  haberse  esfumado  por  alguna  de  las  ventanas  para  dar  paso  al  caos  y  a  la  desolación:
      –Vamos  niños –les  dijo,  después  de  darles  un  beso  y  abrazarles–,  vestiros  que  iremos  a  visitar  a  los  abuelos.
     –¡Bah!  Tía  Tati –contestaron–,  mamá  dice  que  no  nos  quieren.
     Tatiana,  miró  severamente  a  María  y  les  reprendió:
      –¡¿Cómo  se  os  ocurren  semejantes  tonterías?!  ¡Si  os  adoran!  Vamos,  vamos,  poneros  ropa  limpia  que  dentro  de  diez  minutos nos  marchamos .
     –¿Con  qué  nos  vestimos,  mamá? –preguntaron  los  niños.
     –Con  las  camisetas  y  los  pantalones  que  tenéis  encima  de  la  cama.
     –Mamá –le  recordó  el  mayor  de  sus  hijos–,  la  camiseta  naranja  me  está  pequeña.
     –Lo  siento,  hijo,  no  hay  otra.
      –No  os  preocupéis –les  aseguró  su  tía–,  antes  que  nada  iremos  a  comprar  ropa  nueva.
      Los  niños  desaparecieron  escaleras  arriba,  mientras  la  recién  llegada  exigía  explicaciones:
     –¿Cómo  has  podido  llegar  a  semejante  deterioro?
      –¡¿Quién  te  da  derecho  a  hablarme  de  esta  manera?! –respondió  Marieta  levantando  la  voz­  mientras  dejaba  que  las  lágrimas  resbalaran  por  sus  mejillas–,  mi  ex,  la  crisis  económica  que  hizo  posible  que  me  despidieran  de  viajes  Borneo,  la  desgracia  de  tener  unos  padres  incapaces  de  echarme  una  mano…
     –¿Quieres  decir  que  papá  y  mamá  se  han  negado  a  ayudarte? –le  interrumpió.
     –¡Sí!
     –Pero  si  ellos  nunca  me  contaron  nada  de  eso. ¿Acaso    se  lo  pediste?
     –¡Naturalmente!  Lo  hice  por  mis  hijos,  pero  mamá  prefirió  comprarle  brillantes  a  la  mujer  de  Borja  antes  que  aliviar  las  penurias  de  sus  nietos.
     –¡Por  el  amor  de  Dios,  Marieta! –gritó  Tatiana–.  ¡Mamá  no  es  tan  insensata! ¡Y  deja  de  llorar!
     –Dejaré  de  llorar    quiero. Y  está  visto  que  conoces  poco  a  nuestra  madre.  Es  una  mujer  sin  entrañas  a  quien  le  importan  un  rábano  mis  hijos  ¿sabes?  Porque,  según  ella,  al  ser  adoptados,  no  llevan  su  misma  sangre,  en  cambio  los  de  Borja,  aunque  los  haya  parido  una  arrabalera  aprovechada  que  desde  que  se  casó  con  nuestro  hermano  no  ha  vuelto  a  dar  palo  al  agua,  merecen  todas  las  atenciones.
      Entonces  Tatiana  se  dio  cuenta  de  que  su  hermana  sujetaba  un  papel,  amarillento  y  gastado,  entre  sus  manos:
       –¿Qué  es  eso  que  escondes  tan  sigilosamente? –le  preguntó  un  poco  más  calmada.
       La  aludida  no  respondió.
       –Una  carta  de  amor  ¿quizá?
       Marieta  se  ruborizó.
       –Espero  que  no  sea  de  otro  truhán –insistió  su  hermana–,  porque  no    cómo  te  las  arreglas  que  siempre  acabas  enamorada  del  mismo  tipo  de  hombres.
    El  silencio  continuaba,  María  bajó  la  cabeza  y  Tatiana  aprovechó  aquel  momento  para  arrebatarle  el  papel,  que  desdobló  cuidadosamente,  mientras  su  hermana  protestaba,  pero  en  lugar  de  encontrar  una  carta  epistolar  al  más  puro  estilo  donjuanesco,  de  un  asalta  lechos  mediocre,  capaz  de  recitar  mal  diestramente  los  versos  de  Zorrilla: un día para enamorarlas /otro para conseguirlas / uno para abandonarlas... y  después  ponerlo  en  práctica,  se  encontró  con  la  notificación  del  Juzgado  de  Instrucción  40  de  Barcelona,  y  al   leerla  comprendió  la  magnitud  de  la  situación
       –¡¡¡Pero  María!!!  Si  es  verdad  lo  que  está  escrito  dentro  de  48  horas  te  desahuciarán.
      La  muchacha  hundida  en  la  desesperación  se  abrazó  a  Tatiana  y  murmuró:
       –¡Santo  Dios,  sólo  faltan  dos  días! ¡Ya  había  perdido  la  cuenta!
       Luego,  con  los  ojos  inundados  de  lágrimas,  la  miró  suplicante  y  le  rogó:
      –Cuida  de  mis  hijos,  Tatiana,  cuida  de  mis  hijos,  porque  yo  no  me  siento  con  fuerzas.  Estoy  acabada.
     –Saldrás  de  esta,  María,  ya  lo  verás. Espérame  aquí,  y  cuando  regrese  todo  estará  solucionado.
     –¡Si  fuera  tan  fácil!
     –Lo  es –afirmó  Tatiana,  aunque  ni  ella  misma  se  lo  creía.
     Después  añadió:
     –Me  llevaré  a  los  niños,  para  que  les    un  poco  el  aire,  y  les  compraré  ropa  de  su  talla.
     Y,  para  ganar  tiempo,  se  marcharon  enseguida. 
     Dejó  a  los  hijos  de  su  hermana   con  Fernanda,  la  criada   que  ya  había  cuidado  de  ella  y  de  sus  hermanos  cuando  eran  pequeños,   en  casa  de  sus  padres, y  se  fue  derecha  a  la  Ciudad  de  la  Justicia.  Al  llegar  al  juzgado  de  Instrucción  40, preguntó  por  el  procedimiento  de  autos  número  285/2013,  y  el  funcionario  le  indico  que  mirara  en  el  tablón  de  anuncios.  Allí  encontró:
     
D./Dª CARMEN  GONZÁLEZ  VIDAL, SECRETARIO/A JUDICIAL DEL JUZGADO  DE  INSTRUCCIÓN N.40 DE BARCELONA, HAGO SABER:

Que por el JUZGADO DE INSTRUCIÓN N.40 de BARCELONA se tramita procedimiento de EJECUCION HIPOTECARIA número 285 /2013, seguido a instancia del  BANCO  de  BARCELONA-, representado por el/la Procurador/a GLORIA  CASADEMONT  VIVES contra MARÍA  PUIGDEVALL  SEGUI  , representado por el/la Procurador/a ,    , en reclamación de 630.000 EUROS  por principal y, en su caso, 6350 por intereses vencidos, más  presupuestados para intereses y costas. En dicho expediente se ha acordado la celebración de subasta, que se sujetará a las siguientes condiciones. El presente edicto estará expuesto en el tablón de anuncios de este Juzgado hasta la fecha de celebración de la subasta.
          Tatiana  no  se  sentía  con  fuerzas  para  seguir  leyendo  y  preguntó  al  agente  judicial:
          –Tal  como  dice  esta  notificación  ¿Sólo  me  quedan  48  horas  para  reunir  el  dinero  y  suspender  el  embargo?
          Y  cuando  oyó  que  le  decía:
            –Sí,  señora,  la  subasta  será  pasado  mañana  a  las  once.  Puede  usted  apurar  el  plazo  y  pagar  el  mismo  día.
          Notó  que  las  piernas  le  flaqueaban  pero  enseguida  se  sobrepuso. El  funcionario  insistió:
         –Si  está  usted  dispuesta  a  saldar  la  deuda  y  no  puede  hacerla  efectiva  hasta  el  último  momento,  llámenos  para  que  no  iniciemos  la  subasta.
        Y  le  entregó  un  papel  con  el  número  de  teléfono  del  juzgado.
         Tatiana  salió  a  la  calle  y  suspiró  profundamente,  aquel  aire  contaminado  de  desgracia  que  se  respiraba  en  la  Ciudad  de  la  Justicia  le  causó  un  malestar  indescriptible.  Reunió  todo  el  efectivo  que  poseía,  alrededor  de  250.000  euros.  Vendió,  en  un  tiempo  record,  por  290.000  euros,  parte  de  las  acciones  de  la  empresa  familiar  que  había  heredado  de  su  abuelo,  y  los  90.000  restantes  se  los  prestó  su  amante  americano.  Media  hora  antes  de  que  se  iniciara  la  subasta  lo  depositó  en  el  juzgado. La  casa  unifamiliar  que  Marieta  poseía  en  la  calle  Pere  de  Moncada  de  Barcelona,  había  quedado  liberada.
         Después  del  ajetreo  de  las  últimas  horas,  cayó  en  la  cuenta  de  que  los  niños  seguían  al  cuidado  de  Fernanda,  de  que  su  madre  no  había  cesado  de  llamarla  al  móvil  para  exigirle  que  se  llevara  a  aquellos  mocosos  de  su  casa,  que  no  paraban  de  alborotar  y  la  tenían  al  borde  de  un  ataque  de  nervios,  que  ya  ni  las  sales  ni  los  sedantes  la  tranquilizaban;  y  lo  que  era  aún  peor,  los  muy  mal  educados  utilizaban  su  fabulosa  colección  de  porcelanas  de  Sèvres  para  improvisar  un  campo  de  batalla,  mientras  jugaban  con  los  soldados  de  plomo,  que  habían  sido  de  Borja  cuando  era  niño,  y  que  ella  tan  celosamente  guardaba.
         También  recordó  que  había  dejado  a  Marieta  en  un  estado  lamentable  y  que  llevaba  dos  días  sola  en  una  casa  completamente  vacía.  Angustiada,  subió  al  coche,  se  fue  hasta  la  Bonanova  y  recogió  a  los  hijos  de  su  hermana  del  domicilio  paterno.  Pidió  a  su  madre  que  le  dejara  el  duplicado  de  las  llaves  de  la  casa  de  María  para  entrar  sigilosamente  y  anunciarle  que  aquel  mal  sueño  había  acabado,  solo  quería  que  volviera  a  sonreír.  La  señora  Puigdevall, airada, abrió  un  cajón  del  secreter  de  su  despacho  y  se  las  lanzó  al  vuelo:
         –Toma,  y  dile  a  María  que  se  las  quede,  que  aquí  no  las  quiero.
         Entonces  Tatiana  comprendió,  que  el  odio  que  Marieta  sentía  hacia  su  madre  tenía  razón  de  ser,  pero  como  andaba  justa  de  tiempo,  concluyó  que  lo  hablaría  con  ella  en  otro  momento.  Tal  como   había  prometido  a  sus  sobrinos,  se  los  llevó  a  Petit  Biscuit ,  les  compró  ropa  nueva,  que  se  dejaron  puesta.  Estaban  monísimos  con  las  camisetas  de  rayas  azules  y  blancas  y  los  shorts  tejanos  a  juego  con  las  bambas.  En  Vilaplana  compraron  una  tarta  Sacher,    una  botella  Moët  Chandon  y  un  par  de  latas  de  Trinaranjus,  había  que  celebrar  el  final  de  la  pesadilla.
        Llegaron  a  la  casa,  Tatiana  abrió  la  puerta  sin  que  se  la  oyera,  y  advirtió  a  sus  sobrinos:
       –No  hagáis  ruido,  vamos  a  darle  una  sorpresa  a  mamá.
       –¿Y  comeremos  pastel,  tía  Tati? –preguntó  el  más  pequeño.
       –Sí,  pero  ahora  ni  una  palabra,  chicos.
       El  silencio  era  absoluto,  no  se  oía  nada:
       –¿Dónde  está  mamá? –quiso  saber  uno  de  los  niños.
        –Seguro  que  en  el  mismo  sitio  de  siempre –contestó  el  otro–, sentada  en  la  sala  con  un  papel  en  la  mano.
       A  medida  que  se  acercaban  al  salón  se  oía  un  ruido  extraño: Pero  si  ahí  no  hay  nada –se  dijo  a    misma,  Tatiana.  Y  cuando  pensó  en  lo  que  podía  haber  sucedido,  ya  era  demasiado  tarde.  Los  niños  acababan  de  descubrir  el  cuerpo  sin  vida  de  su  madre  con  una  soga  en  el  cuello,  colgado  de  una  de  las  vigas  del  techo,  balanceándose  como  un  péndulo  y  las  notas  toscas  del  crepitar  de  la  madera  dejándose  escuchar  cada  vez  con  más  insistencia.  A  los  pies  del  cadáver  el  sillón  desvencijado,  volcado  en  el  suelose  erigía  como un  monumento  a  la  desesperanza .  Tatiana  se  quedó  paralizada,  sintió  que  el  mundo  se  le  venía  encima.  Los  niños  empezaron  a  llorar  y  a  gritar:
         –¡Mamá! ¡Mamá!
          Entonces,  soltó los  paquetes  que  llevaba  en  las  manos,  la  botella  de  champagne estalló  en  mil  pedazos,  y  corrió  a  abrazar  a  sus  sobrinos  para  impedirles  que  siguieran  contemplando  tan  siniestra  visión,  mientras  sus  ojos  derramaban  lágrimas  de  dolor  y  rabia.  Marieta  había  muerto  víctima  de  su  buena  fe, por  culpa   de  las  ansias  depredadoras  del  capital  y  de  una  justicia  que  solo  favorece  a  los  poderosos.

CONTINUARÁ

MARÍA  BASTITZ

Agradezco  a  una  buena  amiga  el  asesoramiento  prestado  en  lenguaje  jurídico,  tanto  en  la  primera  como  en  la  segunda  parte  de  este  cuento.     
       






No hay comentarios:

Publicar un comentario