domingo, 23 de junio de 2013

* * * * EL PRECIO DE UN SUEÑO * * * *


                                                            TERCERA  PARTE

Tatiana,  que  lloraba  sin  consuelo, cogió  el  móvil  y  llamó  a  Fernanda  para  que  fuera  de  inmediato  a  casa  de  su  hermana  a  recoger  a  los  niños,  que  en  cuanto  la  vieron,  cabizbajos  y  llorosos,  no  pararon  de  decirle:
        –Mamá  cuelga  del  techo  y  está  muerta.
        Fernanda  al  oírlo  se  estremeció  e  interrogó  a  Tatiana  con  una  mirada  de  espanto:
        –Así  es  Nanda –le  contestó,  con  la  voz  entrecortada  por  sollozos  de  desesperación,  que  al  final  se  convirtieron en  un  susurro –. Marieta  se  ha  suicidado.
       –¡Santo  Cielo! –exclamó  la  criada  con  el  rostro  constreñido  de  dolor–,  que  Dios,  Todopoderoso,  se  apiade  de  su  alma.
      Y  las  dos  se  abrazaron  entre  lágrimas:
       –Llévate  a  mis  sobrinos  a  casa  de  mis  padres –insistió  Tatiana–,  ya    que  mamá  va  a  protestar,  pero  pon  la  excusa  que  quieras  y  no  les  cuentes  nada  de  nada.  Mientras  tanto  me  encargaré  de  lo  que  haya  que  hacer.
      –Pero  ¿qué  hay  que  hacer  en  un  caso  así? –preguntó  Nanda.
      –No  lo  sé,  imagino  que  no  tocar  el  cadáver –la  muchacha  se  frotó  los  ojos  para  contener  el  llanto–.  Llamaré  al  012  y  seguiré  instrucciones.
      –¡Ay, Virgencita  mía! –la  mujer  se  tapó  la  cara  con  ambas  manos  para  esconder  su  tormento–, te  has  llevado  a  Marieta ¡Y  de  la  peor  manera!
      –¡Señor!  –exclamó  Tatiana–,  había  conseguido  saldar  la  deuda. ¿Por  qué  has  permitido  que  ocurriera  algo  así?
     El  llanto  de  ambas  era  cada  vez  más  intenso.  Los  niños  las  miraban  sin  saber  qué  hacer:
    –Llévate  a  mis  sobrinos,  Nanda  y  haz  lo  que  te  he  dicho.
    Con  el  cadáver  de  su  hermana  pendiendo  de  una  de  las  vigas  del  salón,  Tatiana  llamó  al  servicio  de  emergencias.  Le  indicaron  que   iban  a  comunicar  lo  sucedido  a  los  servicios  competentes,  y  que  debía  de  esperar,  en  el  lugar  de  los  hechos,  la  llegada  del  juez  y  de  la  policía.  Tati,  abatida,  se  sentó  en  uno  de  los  primeros  peldaños  de  la  escalera  que  conducía  al  piso  superior  de  la  casa  y  allí  se  quedó  acurrucada  sin  conseguir  que  se  aplacara  su  sufrimiento.
      El  juez,  acompañado  de  un  subinspector  y  un  oficial  de  los mossos  d’esquadra,  tardó  en  llegar,  ordenó  el  levantamiento  del  cadáver,  y  la  policía  interrogó  a  Tatiana.  Le  indicaron  que  a  María  había  que  practicarle  la  autopsia,  y  la  mandaron  a  casa  hasta  que  la  familia  pudiera  hacerse  cargo  del  cuerpo. 
      Media  hora  más  tarde,  la  joven  llegaba  al  domicilio  de  sus  padres.  Su  madre  al  verla  con  el  rostro  hinchado  y  enrojecido  le  dijo:
     –Tendrías  que  cuidarte  un  poco  más,  tienes  el  cutis  como  un  pimiento  asado.
     Entonces  la  joven  se  abalanzó  contra  ella,  la  empujó  violentamente  hacia  la  pared  y  gritó  fuera  de  sí:
     –¡¿Y    como  lo  consigues,  madre?! – las  lágrimas  le  resbalaban  por  las  mejillas–. Te  mantienes  estupendamente  ¿eh?  Parece  que  a  las  malas  bestias  les  sienta  muy  bien  joder  a  los  demás.
  –¡Hija! ¡¿Qué  estás  haciendo?! ¡¿Qué  disparates  dices?! ¡Suéltame! No  te  lo  voy  a  tener  en  cuenta  porque  parece  como  si  el  diablo  te  hubiera  poseído.
    Pero  Tatiana  no  hizo  caso,  la  mantuvo  en  la  misma  posición  y  sus  palabras  alcanzaron  un  tono  que  dañaba  los  oídos:
   –¡Ah,  claro!  A  tus  años  solo  un  ungüento  de  Satán  puede  ser  responsable  de  semejante  resplandor.
    Tati  ladeó  la  cabeza,  agarró  a  su  madre  por  la  blusa,  la balanceó  y  su  cuerpo  se  golpeó  varias  veces  contra  la  pared  del  salón:
    –¿Has  vendido  tu  alma  al  demonio,  madre?
    –¡Qué  tonterías  dices,  solo  Dios  es  mi  guía! ¡Me  haces  daño!  Y  la  camisa  de  Hermés  acabará  destrozada  con  semejantes  arrebatos, –la  señora  Puigdevall  forcejeó  para  liberarse  de  la  opresión  de  su  hija,  que  hacía  caso  omiso  a  sus  ruegos–.¡Mi  artrosis  no  lo  soportará!
    –No  menciones  a  Dios,  víbora  insensata,  y  si  te  duele  te  aguantas.
    –¡¿A  qué  viene  todo  esto?! ¡Déjame  en  paz!
    –Marieta  se  ha  suicidado ¿sabes?  Y  ahora  está  en  manos  del  forense.
     –¡¿Qué  has  dicho?! –preguntó,  más  preocupada  por  escapar  de  las  manos  de  su  hija,  que  por  lo  que  acababa  de escuchar.
     –Lo  que  has  oído,  mamá.  Vosotros  que  podíais  no  quisisteis  ayudarla,  era  la  oveja  negra  de  la  familia,  y  el  Opus  Dei  no  te  hubiera  perdonado  que  le  echaras  una  mano…
    –¡Era  hija  del  pecado! –gritó.
    –¿Del  tuyo,  madre? –insistió  Tatiana.
    –¡Soy  una  mujer  decente!
    –Pero  si  acabas  de  decirme  que  llevaste  al  mundo  a  una  hija  del  pecado. ¿Qué  ocurrió? ¿Papá  no  era  el  padre  de  María? Cuesta  de  creer  que  una  mujer  tan  devota  como    se  dejara  arrastrar  por  la  lujuria.  Acaso  los  de  la  Obra  querían  redimirte,  y  por  eso  Marieta  merecía  morir.
   –¡¿Cómo  te  atreves  a  hablarme  de  este  modo?!  Mal  que  te  pese  soy  tu  madre. ¡Y  suéltame  de  una  vez!
   –¡¿Quieres  que  te  suelte?! –Tati  clavó  sus  ojos  humedecidos  en  los  de  la  señora  Puigdevall,  y  con  la  mirada  inyectada  de  ira  le  espetó:–Pues  de  aquí  no  vas  a  escapularte  hasta  que  me  cuentes  el  por  qué  de  tanta  indiferencia  con  la  pobre Marieta.
   –Forma  parte  del  pasado y  no  pienso…
   –¡No  piensas! ¡No  piensas! –le  interrumpió–,  ¡¿no    qué  pretenderás  ahora  que  te  has  decidido  a  pensar?!  ¡Pero  de  aquí  no  te  mueves!
   Y  volvió  a  lanzarla  contra  la  pared.
    La  señora  Puigdevall, cansada  de  intentar  escapar,  sin  conseguirlo,  de  la  agresión  de  su  hija,  cedió  a  sus  pretensiones  y  murmuró:
    –Tu  padre  y  Nanda  siempre  han  sido  amantes.
    Tatiana  palideció,  se  mordió  el  labio  inferior,  como  lo  hacía  siempre  que  recibía  una  noticia  imprevista,  y  soltó  lentamente  a  su  madre  a  la  vez  que  le  decía:
    –Lo  más  conveniente  sería  que  me  contaras,  de  una  vez  por  todas,  la  verdad.
    La  señora  Puigdevall,  no  se  hizo  rogar:
    –Era  un  día  de  verano  de  1982,  cuando  descubrí  a  tu  padre  y  a  Nanda  retozar  como  animales,  en  el  desván  de  nuestra  casa  de  Tamariu. Le  hacía  el  amor  como  nunca  lo  había  hecho  conmigo…
    –No me  extraña  madre,  porque  veo  difícil  que  seas  capaz  de  despertar  pasión  en  un  hombre.  Pero  esto  –se  exaltó– ¿qué  tiene  que  ver  con  Marieta?
    –Como  comprenderás  –le  respondió,  sin  que  en  sus  ojos  apareciera  una  sola  lágrima–,  nunca  rechacé  mis  obligaciones  matrimoniales,  mi  conciencia  cristiana  no  me  lo  permitía,  y  nueve  meses  después  de  una  noche  en  que  mi  furor  uterino  me  exigía  sexo,  nació  María.
   –¿Sexo  con  papá?
   –Por  supuesto,  yo  solo  concibo  esa  clase  de  cosas  dentro  del  matrimonio.  Claro  que  él  estaría  pensando  en  Nanda,  por  eso  nunca  pude  querer  a  María  como  una  verdadera  hija.   
  En  aquel  momento  la  puerta  del  salón  se  abrió  y  Néstor  Puigdevall,  con  el  rostro  abatido,  entró  y  se  dejó  caer  en  un  butacón.  Tatiana  le  dijo:
   –¡Papá…!
   Pero  él,  que  preso  de  la  incredulidad,  no  paraba  de  negar  con  la  cabeza  le  respondió:
   –¿Cómo  Marieta  ha  podido  hacer  una  cosa  así?
   –¡Ves  lo  que  te  decía,  Tatiana! –gritó  la  señora  Puigdevall–,  esa  Nanda  ha tenido  que  correr  a  contárselo.  ¡Maldita  furcia! Siempre  quise  echarla  de  esta  casa. Sobraba  y  sigue  sobrando,  pero  el  mentecato  de  tu  padre   me  lo  impidió.
   Entonces,  Puigdevall  se  levantó,  y  con  voz  sorprendentemente  serena,  dada  la  situación,  se  encaró  con  su  mujer:
   –No,  querida,  acabo  de  encontrarme  a  nuestros  nietos  en  el  jardín  y  me  lo  han  explicado  todo,  nuestra  hija  María  ha  muerto  en  circunstancias  dramáticas,  y  desde  este  momento  tendré  que  cargar  con  esa  culpa  en  mi  conciencia,  porque  yo  quise  ayudarla…
     Néstor  golpeó  violentamente  la  mesa,  con  el  puño  cerrado  y  gritó:
     –Y    me  lo  impediste –conturbado  frunció  el  entrecejo–,  amenazándome  con  hacer  público  mi  amor  clandestino  por  Nanda,  que  durante  todos  estos  años  me  ha  hecho  feliz,  porque  créeme,  querida,  a  ti  no  hay  quién  te  aguante.  Soy  culpable  de  la  muerte  de  mi  hija  por  haber  cedido  a  tus  exigencias.  Pero  llegados  a  este  punto,  si  alguien  sobra  en  esta  casa  eres  tú. Así  que  te  ruego  que  te  marches.
     –¿Acaso  crees  que  voy  a  arriesgar  mi  patrimonio? –respondió  con  sorna  la  señora  Puigdevall.
     Tatiana,  que  atónita  había  permanecido  en  silencio,  de  repente,  gritó:
      –¡El  cuerpo  de  Marieta  está  en  el  instituto  Anatómico  Forense  y  tú,  madre,  solo  te  preocupas  de  tus  bienes!
      –¡¡¡Largo  de  esta  casa,  querida!!!–bramó  Néstor–,  y  mis  abogados  ya  se  ocuparan  de  lo  demás.
     –Te  exigiré  la  mitad  de  tu  fortuna.
     –¡Vete  al  diablo!

                                                                        .        .        .

Los  días  habían  pasado,  los  padres  de  Tatiana  iniciaron  los  trámites  de  divorcio  y  Marieta  descansaba  en  su  última  morada,  el  panteón  familiar  de  los  Puigdevall  en  el  cementerio  del  Poble  Nou   de  Barcelona.  Tati,  que  había  decidido  regresar  a  Nueva  York  después  del  verano,  no  podía  olvidar  aquel  trágico  momento  en  que  encontró  a  su  hermana  con  una  soga  en  el  cuello  colgada  de  una  de  las  vigas  del  salón  de  su  casa,   y  acudía  con  frecuencia  a  visitarla  para  contarle  en  silencio  todo  lo  que  habría  querido  decirle  mirándole  a  los  ojos.  Pero  aquella  soleada  mañana  llegó  al  cementerio  con  tres  rosas  en  la  mano,  las  depositó  encima  de  la  lápida  de  la  tumba,  a  los  pies  del  ángel  de  mármol,  que  la  adornaba  y  velaba  el  sueño  eterno  de  su  hermana,  y  susurró:
      –La  blanca  es  para  ti,  Marieta,  que no  fuiste  más  que  la  víctima  inocente  de  unos  buitres  carroñeros  que,  movidos  por  la  avaricia,  no  pararon  hasta  quitarte  la  vida. Esta  roja  es  para  todos  aquellos  que  un  día  creyeron  en  la  libertad,  y  en  la  democracia,  y  murieron  por  su  causa.  Y la otra  –Tatiana  se  agachó  y  cogió  la  segunda  rosa  roja  y  empezó  a  desojarla  mientras  mencionaba,  cada  vez  que  le  extirpaba  un  pétalo  y  lo  dejaba  caer  encima  del  panteón,  a  quienes  iba  dedicada:–A  los  que  perdieron  su  vivienda  por  culpa  de  las  hipotecas  basura,  las  hipotecas  flexibles  o  cómo  diablos  quieran  llamarlas  e  incapaces  de  seguir  adelante,  encontraron  en  el  suicidio  su  única  salida.  A  los  afectados  por  las  primas  preferentes,  que  depositaron  su  confianza  en  banqueros  codiciosos  con  la  intención  de  que  les  gestionaran  los  ahorros  de  toda  una  vida  y  se  encontraron  con  que  lo  habían  perdido  todo,  y  en  su  desesperación,  prefirieron  morir  con  honor  que  vivir  mendigando.  Todos  ellos,  descansen  en  paz.

MARÍA  BASTITZ
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada