viernes, 16 de septiembre de 2011

* * * * LA MUJER SIN ROSTRO * * * *



Eran  las  cinco  de  la  tarde  de  un  día  gris  de  invierno  cuando  los  bomberos  entraron  en  un  edificio  de  apartamentos,  seguidos  de  un  par  de  agentes  de  la  urbana,  los  de  la  policía  judicial  y  los  del  061.  Se  detuvieron  en  el  primer  piso,  y  llamaron  insistentemente  a  la  puerta  de  una  de  las  viviendas. A  través  del  cristal  casi  opaco  de  la  ventana  del  patio  de  luces  que  daba  a  la  escalera,  se  reflejaban  algunas  sombras  que  dejaban  adivinar  lo  ocurrido.
              Un  anciano,  de  aspecto  cansino  y  mirada  somnolienta,  les  abrió  y  al  ver  a  tanto  personal  uniformado  en  el  rellano,  palideció:
               –¿Qué  ocurre?
               –¿Acaso  no  se  ha  enterado? –preguntó  de  mala  gana  el  de  la  guardia  urbana.
               –No    a  que  se  refiere,  estaba  viendo  la  televisión  y  me  he  quedado  dormido  en  el  sofá  –contestó  el  hombre.
               Los  de  la  policía  judicial  abrieron  la  ventana,  que  de  momento  nadie  se  atrevía  a  tocar,  y  fue  entonces  cuando  el  hombre  vio  por  primera  vez  lo  sucedido.  
               La  joven  estaba  boca  abajo con  el  cuerpo  desnudo.  Su  melena  rubia  y  despeinada  se  enredaba  con  uno  de  los  setos  que  convivían  con  cubos  y  escobas  en  aquella  especie  de  trastero  a  cielo  abierto.  Su  piel,  de  un  blanco  transparente,  todavía  no  había  adquirido  el  color  amoratado  de  la  muerte.  Los  del  servicio  de  urgencias  médicas  entraron  rápidamente  en  el  piso  para  socorrerle. Pero  cuando  le  dieron  la  vuelta,  ya  hacía  tiempo  que  la  vida  había  huido  de su  ser.  Y  el  horror  se  apoderó  de  todos  los  presentes.  El  cadáver  no  tenía  rostro,  lo  había  perdido  al  dar  de  bruces  en  el  suelo,  tras  caerse  desde  la  octava  planta.                                                                    
              Entonces  empezaron  a  oírse  voces  que  provenían  de  los  pisos  superiores,  y  una  mujer  obesa,  con  el  ánimo  crispado,  se  precipitó  en  el  rellano  haciéndose  un  hueco  en  medio  de  los  presentes:
             –Era  mi  vecina.
             –¿Cuánto  tiempo  hacía  que  vivía  en  el  edificio? –le  preguntó  un  policía.
             –Unos  cinco  años.
             –¿Sola?
             –No,  con  su  marido,  supongo.
             –¿Ha  visto  algo  o  a  alguien  que  le  haya  llamado  especialmente  la  atención?
             –Verá,  solo  he  oído  que  llenaba  de  agua  la  bañera.  Las  paredes  de  esta  casa  parecen  de  pergamino,  y  una,  sin  proponérselo,  puede  conocer  la  vida  y  milagros  de  los  demás.  Luego  se escucharon  unos  gritos  horribles  y  un  ruido  estrepitoso –hizo  un  gesto  con  la  cabeza  para  señalar  el  patio  de  luces  y  añadió:–Que  venía  de  ahí  fuera  y  que  me  ha  dejado  paralizada.  El  resultado  está  a  la  vista  de  todos.
               –¿Sabe  usted  a  qué  hora  llega  a  casa  el  marido?
               –Alrededor  de  las  ocho  y  media  de  la  noche    

                                                                               -:-
              
Sucedió  que,  sin  darse  cuenta,  el  anciano  se  quedó  solo  en  el  rellano.  Los  bomberos,  al  ver  que  no  se  precisaba  de  sus  servicios,  decidieron  marcharse.  Uno  de  los  agentes  de  la  judicial,  subió  al  piso  de  la  víctima  acompañado  de  la  urbana  y  de  la  vecina,  mientras  que,  el  otro  cubría  el  cadáver  con  una  manta  y  esperaba  la  llegada  del  juez.  Los  del  061  recogieron  sus  bártulos  y  también  se  largaron,  pero  el  hombre  seguía  inmóvil,  apoyado  en  el  marco  de  la  ventana,  contemplando  la  dramática  perspectiva.          
                El  rostro,  cansado  y  somnoliento,  que  exhibió  al  abrir  la  puerta  de  su  domicilio  cuando  la  autoridad  competente  así  se  lo  requirió,  había  adquirido  una  dureza  inusual.  Sus  ojos  verdes,  medio  escondidos  detrás  de  unas  gafas  metálicas,  que  a  menudo  resbalaban  por  su  excesiva  nariz,  habían  perdido  toda  la  expresividad  y  su  mirada  se  extraviaba  en  el  infinito.  Sus  espesas  cejas  se  arqueaban  arrugando  su  amplia  frente,  por  donde  se  deslizaba  un  frondoso  mechón  de  pelo  blanco,    por  su  expresión  parecía  que  quisiera  encontrar  una  respuesta  al  por  qué  de  todo  aquello. Apretaba  con  fuerza  los  labios,  intentando  contener  su  malestar. La  pérdida  de  una  vida  joven  no  dejaba  de  torturarle  la  conciencia:                                    
               –Me  gustaría  creer  que  todo  ha  sido  un  mal  sueño –se  decía– pero  tengo  que  admitir  que  es  la  pura  verdad.  Debía  de  estar  drogada. La  juventud  de  hoy  en  día  es  insaciable,  y  siempre  ávida  de  nuevas  sensaciones.  Han  tenido  una  vida  regalada,  no  como  nosotros que  pasamos  las  penurias  de  la  guerra  y  comíamos  algarrobas  para  tener  algo  en  el  estómago.  Viven  a  costa  de  los  padres  hasta  los  treinta  y  tantos. Les  apodan  la  generación  “ni-ni”  porque  ni  estudian  ni  trabajan.  Y  ellos,  como  si  tal  cosa…  como  si  de  un  juego  se  tratara,  buscan  emociones  diferentes  y  viajan  a  la  estratosfera  gracias  a  eso  que  llaman…
               El  anciano  dudó  unos  instantes,  y  provocó  una  secuencia  de  chasquidos  con  los  dedos,  mientras  las  palabras,  desobedientes,  se  resistían  a  desprenderse  de  sus  labios:
               –Debe  ser  la  demencia  que  ya  no  me  deja  pensar.
               Por  fin  exclamó:
               –¡Ah,  sí!   Drogas  de  diseño. ¡Y  zas ¡ Se  lanzan  al  precipicio  y  en  lugar  de  ir  directos  a  las  estrellas,  se  dan  de  bruces  en  el  suelo.
               Tras  unos  segundos  de  silencio,  negó  con  la  cabeza  y  añadió:
               –¡Ay  Señor!  Lo  que  hay  que  ver.  Sin  ir  más  lejos  –y  señaló  el  cuerpo  de  la  joven,  que  yacía  junto  al  seto–,  ayer  me  la  encontré  en  la  escalera.  Rebosaba  vitalidad.  Y  tal  vez  por  compasión,  me  dedicó  una  sonrisa  aduladora,  que  a  mi  edad  siempre  es  de  agradecer.  Y  mira    por  dónde,  veinticuatro  horas  más  tarde  aterriza  muerta  y  sin  rostro  en  el  patio  de  mi  casa.  En  mis  tiempos  no  necesitábamos  veneno  para  vivir  al  filo  de  lo  imposible.   Estábamos  más  reprimidos,  sí,  y  la  estrechez  pecuniaria favorecía  la  abstención  de  muchos  de  los  caprichos  que  se  nos  antojaban.  Nos  contentábamos  con  fumarnos  un  paquete  de  Celtas,  bailar  cuánto  más  pegados  mejor,  y  si  tropezábamos  con  la  hembra  adecuada,  echar  una  canita  al  aire En  cambio  éstos  mocosos  de  hoy  en  día,  presumen  de  tener  el  mundo  en  sus  manos  y  desafían  las  leyes  del  Universo  Si  tuvieran  un  poco  más  de  sentido  común,  no  se  atreverían  a  jugar  con  su  vida,  solo  para  acabar  con  el  cuerpo  reventado  y  tapado  con  una  manta  de  cuadros.

                                                                                  -:-
                  
En  la  octava  planta,  la  urbana  interrogaba  a  los  vecinos,  mientras  que  el  policía  se  disponía  a  entrar  en  el  domicilio  de  la  víctima.  La  puerta  no  estaba  forzada  y  gracias  a  una  ganzúa  logró  abrirse  paso  al  interior  del  piso. El  vestíbulo  estrecho  y  largo,  conducía  a  la  sala  de  estar.  De  una  de  las  paredes colgaban  varios  cuadros,  que  parecían  adquiridos  en  países  lejanos,  junto  con  dibujos  de  Corben   y  telas  procedentes  de  la  escuela  paisajística  de  Olot.  En  la  pared  de  enfrente  del  corredor  había  tres  puertas  cerradas,  que  daban  acceso  a  distintas   habitaciones.  La  primera  conducía  a  un  estudio  perfectamente  ordenado.  La  segunda  se  abría  a  un  cuartito  que  hacía  de  antesala  del  dormitorio  principal.  El  policía  entró  y  encima  de  la  cama  de  matrimonio  encontró,  doblado,  un  juego  de  sujetador  y  bragas  de  encaje  blanco,  y  unas  medias  negras.    
           Al  ir  a  abrir  la  tercera  puerta,  creyó  que  estaba  atrancada  pero  después  de  mucho  forcejeo  cedió  y  fue  a  parar  al  baño,  donde  una  docena  de  toallas,    arrojadas  en  el  suelo,  eran  la  causa  de  las  dificultades  que  acababa  de  tener.  En  el  ambiente  flotaba  un  profundo  aroma  a  jazmín,  que  provenía  de  un  frasco  de  cristal  estrellado  junto  al  lavabo.  Pero  de  la  ventana  abierta  de  par  en  par,  se  colaba  un  aire  gélido  que  rebajaba  la  intensidad  de  aquel  perfume  tan  penetrante.  El  grifo  de  la  bañera  seguía  abierto  y  sin  posibilidad  de  vaciarse,  el  agua  se  deslizaba  por  el  suelo  con  absoluta  impunidad  camino  de  extenderse  por  todos  los  rincones  de  la  vivienda. 
          El  policía  intentó  frenar  la  inundación  cerrando  la  llave  de  paso,  pero  antes  de  que  alcanzara  la  válvula,  vio  la  cabeza  desafiante  de  la  asesina.  Se  sobresaltó,  sacó  la  pistola,  apretó  el  gatillo  y  disparó  una  sola  bala  de  su  revólver.  Los  de  la  urbana,  alertados  por  la  detonación,  se  precipitaron  dentro  de  la  vivienda,  y  encontraron  al  agente  de  la  judicial  apoyado  en  el  umbral  de  la  puerta  del  baño,  guardando  su  arma  en  la  cartuchera.
        
            

                                                                               -:-

Una  hora  más  tarde,  el  marido  llegaba  a  su  domicilio,  los  de  la  policía  le  esperaban  en  la  puerta  de  la  calle  y  tras  identificarse,  lo  acompañaron  al  interior  del  edificio.  El  hombre  les  interrogaba  con  la  mirada,  pero  al  ver  que  pasaban  los  segundos  y   no  le  decían  nada,  preguntó  alarmado: 
            –¿Qué  ha  ocurrido?
            –¿Tiene  usted  una  serpiente  en  casa?
            –¡¿Me  están  tomando  el  pelo?!  –gritó  exasperado–.  ¿Para  esto  me  han  obligado  a  venir  a  toda  prisa?  ¡¿Cómo  diablos  voy  a  tenerla?! ¡ Mi  mujer  tiene  fobia  a  los  reptiles!
             Entonces  uno  de  los  agentes  tuvo  que  comunicarle  la  fatal  desgracia.  Su  esposa  se  había  precipitado  al  vacío  al  verse  atacada  por  una  anaconda  de  extraordinarias  dimensiones,  que  había  invadido  el  baño  de  su residencia  asomándose  por  el  inodoro. 
           
          
MARÍA  BASTITZ                                                               



                                 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada